oximetro-dedo

Los mejores pulsioxímetros de Amazon con entrega rápida

Analizamos los diferentes medidores de oxígeno y pulso para que puedas tenerlo en casa y puedas conocer cómo están saturando el oxígeno tus pulmones y cómo está tu frecuencia cardiaca

por Nuria Safont

Se han convertido en un dispositivo electrónico indispensable durante esta pandemia y somos muchos los que los hemos comprado para saber si estamos saturando bien. No solo nos están sirviendo en estos días en los que el coronavirus está acaparando todas nuestras conversaciones, también nos ayuda a conocer nuestro estado de forma física si estamos haciendo deporte. Sea como fuere, tener uno de estos pulsioxímetros en casa es una decisión muy saludable, eso sí, sin que la medición se convierta en una obsesión. Y también teniendo en cuenta que no son un método de diagnóstico, sino de una orientación, y que si obtenemos una medición baja, debemos consultarlo con un profesional sanitario. 

- Leer más: El truco para saber si tu mascarilla te protege de la Flurona, de la COVID-19 o de la gripe 

¿Qué pulsioxímetro comprar? 

¿En qué nos hemos basado para seleccionar estos medidores de oxígeno y pulso? Sobre todo, su fiabilidad. También que se trate de un aparato robusto y que la pinza no se rompa. Es importante que la lectura sea cómoda y fácil, es decir, que las pantallas muestren sus datos bien legibles. También consideramos importante que la batería dure. Y nos gusta poder transportarlo cómodamente. Estos son los que mejor hemos valorado por sus características y su precisión: 

El pulsioxímetro mejor valorado

Este pequeño aparato medirá tu saturación de oxígeno y la frecuencia cardiaca rápidamente y mostrará los resultados en una pantalla LED que se lee fácilmente. Solo tienes que pulsar un botón y conocerás las mediciones en menos de 10 segundos. Es perfecto para ahorrar batería puesto que se apaga 8 segundos después de la medición. Puedes llevarlo siempre contigo gracias a un práctico bolsito con cuerda. Por lo que es perfecto para personas deportistas que quieren conocer en todo momento su pulso y spO2 cuando practican ejercicio. Nos gusta porque la medición coincide con la que se obtienen con aparatos de un centro médico y porque la pila dura mucho. Si lo compras hoy lo tienes en casa el lunes 10 de enero. 

Comprar por 29,99 €

El oxímetro de dedo más completo

Nos ha gustado porque además de medir la saturación de oxígeno y la frecuencia cardiaca, mide también la intensidad del pulso. Este dato, llamado médicamente índice de perfusión (PI), se refiere a la intensidad del pulso en el lugar donde se coloca el pulsioxímetro. Esto es importante porque nos ayuda a elegir el mejor lugar para hacer las mediciones. El PI oscila entre 0% (fuerza de pulso débil) y 25 (fuerza de pulso muy fuerte). Conviene elegir la zona de nuestro cuerpo que tenga un PI más fuerte. Es un aparato pequeño, compacto, fácil de usar y viene con dos pilas AAA y una cuerda para que puedas transportarlo cómodamente si vas a hacer deporte o sales de excursión a la montaña. Se apaga automáticamente y los resultados los obtienes en 8 segundos. La entrega de este aparato es rápida. 

Comprar por 25,99 €

Controla los resultados en tu móvil

De esta casa tienes dos opciones de compra: con bluetooth o sin él. Si lo adquieres con esta conexión integrada puedes obtener la lectura rápidamente en el móvil gracias a la app VitaDock+ App. Es sencillo de usar. Basta con pulsar el botón y podrás evaluar rápidamente los resultados en la pantalla, que tiene seis tipos de vista diferentes para una mejor lectura, o en tu móvil. El apagado es automático para preservar las pilas. Ambas versiones puedes tenerlas en tu casa el próximo 8 de enero. 

Comprar desde 24,95 €

El más divertido para los niños 

Aunque la mayoría de los pulsioxímetros son aptos para los más pequeños de la casa, no hemos podido evitar seleccionar este medidor pediátrico. Es sencillo de usar. Basta con encender el aparato, colocar el dedo y esperar 8 segundos para conocer la medición. Cuenta además con una función silenciosa para poder medir la saturación de oxígeno de nuestro hijo cuando está durmiendo. El apagado es automático e incorpora dos pilas AAA y un cordón de cuello para poder transportarlo. Ideal si tu pequeño tiene bronquiolitis o sufre alguna afección respiratoria. Gracias a su forma de pingüino, no tendrán miedo a este aparato. La entrega es rápida. 

Comprar desde 35,99 €

¿Para qué sirve un pulsioxímetro? 

Se trata de un dispositivo médico que sirve para medir la frecuencia cardiaca y la saturación de oxígeno (spO2) de una persona, ya sea un adulto o un niño. En general, estos aparatos se utilizan en los centros de salud, clínicas privadas y hospitales, pero también se pueden usar en casa. De hecho, muchos médicos lo han recomendado para pacientes con COVID-19. ¿Por qué? Porque la saturación de oxígeno es fundamental para saber si el SARS-CoV-2 está afectando a los pulmones, ya que este dato se valora para sospechar que puede estar provocando una insuficiencia respiratoria. 

Si bien el porcentaje de spO2 puede variar por la altitud, y puede ser más bajo si se tiene algún problema de salud como la EPOC, en condiciones normales la saturación de oxígeno de una persona sana debe estar entre 96-99. Si baja más de 94, es conveniente hablar con el médico. Sobre todo, si se es positivo en COVID-19, una enfermedad que puede afectar a la función pulmonar. También si los síntomas empeoran o si la mejoría no es la esperada, nos recuerdan desde CIGNA. 

¿Cómo hay que usar el medidor de oxígeno?

El mecanismo es muy sencillo. Basta con encender el dispositivo que tiene forma de pinza, introducir el dedo con la uña hacia arriba y esperar a que realice la lectura en unos segundos. Si bien puede variar según el fabricante, en general, los resultados son muy precisos. 

La recomendación es que nos midamos la saturación y el pulso cuando estemos relajados, sentados y sin cruzar las piernas, con la mano apoyada en la mesa. Algunos dispositivos advierter de que las manos frías, usar esmalte de uñas o llevarlas postizas pueden dificultar la lectura. 

Los oxímetros de dedo funcionan por un principio denominado espectrofotometría. Diferentes longitudes de onda de luz pasan a través del dedo. Estas detectan la hemoglobina, que es la molécula que transporta el oxígeno en la sangre. La cifra que nos da el pulsioxímetro de dedo es la diferente cantidad de luz que absorbe, dependiendo del nivel de oxígeno que la hemoglobina transporte. Como decíamos, la saturación de una persona sana suele estar por encima de 95. Una cifra por debajo, sobre todo, si se sufre la infección, debe ser comunicada al médico. T

ambién es importante recordar que estos dispositivos de uso doméstico son orientativos y que el diagnóstico debe ser realizado por un médico que, probablemente, solicite otras pruebas para comprobar el estado del paciente. 

- Leer más: Carme Chaparro y su contundente mensaje para concienciarnos