Chica tomando una infusión

Así te ayuda la lavándula angustifolia, una planta medicinal que alivia la ansiedad

Se ha demostrado que es eficaz para el nerviosismo, problemas para dormir, sensación de agobio, dolores de cabeza tensionales o pensamientos negativos recurrentes.

por Nuria Safont

Todas conocemos plantas medicinales que alivian el nerviosismo, ayudan a dormir y son eficaces cuando estamos atravesando periodos de estrés. Tila, melisa, azahar, pasiflora o valeriana son algunas de las más conocidas. Sin embargo, poco hemos oído hablar de la Lavandula angustifolia, otro remedio que podemos añadir a nuestro botiquín natural para combatir, en este caso, la ansiedad. 

- Leer también: Otras plantas medicinales para el estrés y la ansiedad 

¿Estoy nerviosa o tengo ansiedad?

"La ansiedad es un sentimiento normal que surge cuando existe una amenaza, ese sentimiento nos ayuda a afrontar esa situación. Estar nervioso puede ser un síntoma de ansiedad, pero para se convierta en un estado de ansiedad tienen que aparecer otros síntomas", aclara la psicóloga Inés López-Ibor, catedrática de Psicología.

Esos síntomas los podemos agrupar en tres tipos:

  • Cognitivos: tensión, irritabilidad, preocupación excesiva
  • Físicos: palpitaciones, taquicardias, alteraciones del sueño
  • Psicológicos: miedo temor, dificultad de concentración

"Podríamos decir que la ansiedad se vuelve patológica cuando la preocupación es desproporcionada, excesiva, concurrente y nos limita en nuestras actividades de la vida diaria, nos provoca sufrimiento a nosotros y las personas cercanas", añade la experta. 

- Leer también: Remedios caseros: plantas medicinales y ejercicios para calmar los nervios

¿Qué sucede en el cerebro cuando tenemos ansiedad? 

Los avances de la neurociencia nos están permitiendo comprender cómo funciona el cerebro. De hecho, se está viendo que muchas de nuestras dolencias son enfermedades de la conectividad cerebral. "La ansiedad afecta a varias áreas o circuitos cerebrales, sobre todo, a las áreas más emocionales (el sistema límbico) y áreas de procesamiento de la información y toma de decisiones (corteza prefrontal)", explica. 

En los estados de ansiedad, se ha demostrado que se altera la liberación de los receptores de algunos neurotransmisores, como por ejemplo la serotonina, y por eso aparecen síntomas de impulsividad, de tensión interna e irritabilidad o alteraciones del apetito o del sueño. También se alteran otros neurotransmisores como la noradrenalina y, por eso, tenemos sensación de cansancio, apatía. La dopamina es otro de las sustancias que se ven afectadas cuando sufrimos ansiedad y es por ello nos causa falta de motivación, de interés y tenemos dificultad para disfrutar de actividades que en el pasado sí que nos producían disfrute o del entorno. 

- Leer también: Albahaca: las propiedades de esta planta aromática para dormir 

¿Cómo nos afecta la ansiedad generalizada?

No siempre es fácil reconocer que la sufrimos. Los síntomas físicos nos pueden dar una pista. Por ejemplo, si no conseguimos dormir bien y nos despertamos mucho, no logramos relajarnos o sufrimos molestias gastrointestinales que no obedecen a otra causa. También nos podemos separar de nuestras amistades o nuestra relación de pareja se puede ver afectada. 

"La ansiedad generalizada es un trastorno mental que en ocasiones es grave porque nos limita mucho y causa mucho sufrimiento", recuerda la experta. 

La ansiedad como síntoma o como trastorno es necesario tratarla, porque afecta no solo a nuestra calidad de vida, sino que también puede ser una de las causas que provoque en personas vulnerables la aparición de otros trastornos, por ejemplo, trastornos cardiovasculares como arritmias. 

Para su correcto tratamiento, es importante que un médico evalúe nuestro estado para recomendar cuál es el abordaje terapéutico más eficaz. En ocasiones, podemos recurrir a la medicina natural, es decir, a remedios o preparados farmacéuticos a base de plantas que puedan ayudar a calmar nuestro estado. 

- Leer también: Remedios caseros: las plantas medicinales favoritas de las farmacéuticas

¿Qué es la Lavandula angustifolia?

"La Lavandula angustifolia es una planta sufruticosa perenne que se cultiva en el sur de Europa y de la que se obtiene un aceite esencial con múltiples propiedades. "Es importante destacar que no todos los productos a base de aceite esencial de lavanda o Lavandula angustifolia son iguales, y no todos son medicamentos", explica Luis Herrera, director médico de Grupo Schwabe Farma Ibérica. De hecho, Lasea es el único medicamento a base de aceite esencial de esta planta medicinal para tratar los síntomas transitorios de ansiedad.

Este medicamento, a base de una planta medicinal, ha demostrado ser eficaz para: 

  • Nerviosismo
  • Intranquilidad
  • Tensión
  • Sensación de agobio
  • Pensamientos recurrentes
  • Preocupaciones constantes
  • Problemas del sueño relacionados con la ansiedad
  • Así como sobre otros síntomas físicos también relacionados con la ansiedad como son los problemas digestivos, dolores de espalda, dolores de cabeza, etc.

De hecho, su eficacia ansiolítica ha sido demostrada en diferentes ensayos clínicos. 

La dosis recomendada es la de una cápsula al día, preferiblemente durante la comida (para reducir el regusto a lavanda que refieren algunos pacientes cuando la toman en ayunas). Asimismo, está indicada para adultos a partir de 18 años. "Aunque hay pacientes que refieren mejoría con la primera dosis, por lo general es necesario al menos una semana de tratamiento para conseguir su efecto ansiolítico máximo", indica Luis Herrera. 

- Leer también: Remedios caseros con plantas medicinales para las dolencias más comunes

¿Tiene riesgos?

Se trata de un medicamento con un buen perfil de seguridad: no se han descrito efectos adversos como la dependencia, ni interacciones con otros fármacos, pudiéndose administrar también con anticonceptivos. No afecta a la concentración y la capacidad de conducción. Tampoco tiene contraindicaciones para pacientes con intolerancia a la fructosa.

"Pero como todos los medicamentos, no está exento de algún efecto adverso (aunque sea leve)", advierte Herrera. Se han descrito casos de regusto a lavanda (frecuentes), algún episodio de problemas gastrointestinales como diarrea y alguna reacción alérgica. Aunque aparecen con muy poca frecuencia. Otra ventaja de Lasea, además de su perfil de seguridad y eficacia, es que se puede adquirir en las farmacias sin necesidad de receta.