mujer en el dentista

¿Puede la genética prever los problemas de salud dental que puedes llegar a tener?

Se pueden determinar qué problemas de salud oral puede sufrir en el futuro y qué tratamientos serán los más efectivos en cada caso

por Pilar Hernán

“La medicina genética es el futuro”. Así de contundente se muestra el doctor Renzo Bellini, director gerente de la Clínica Dental Triana. Y hay que tener en cuenta que no habla de un futuro lejano, pues su equipo ya está llevando a cabo tratamientos bucodentales basados en los perfiles genéticos. Únicamente necesitan una muestra de saliva, que se envía a un laboratorio y en tan solo unas tres semanas ya tienen un perfil genético del paciente con el que determinar qué problemas de salud oral puede sufrir en el futuro y qué tratamientos serán los más efectivos en su caso. “Con la medicina personalizada se puede determinar el riesgo de enfermedades importantes y la reacción de tu cuerpo a los distintos fármacos, teniendo una guía de incalculable valor para evitar enfermedades y prescribir el mejor tratamiento y la dosis adecuada para ti, minimizando la posibilidad de reacciones adversas”, detalla.

Es decir, “nos permite ir por delante de la enfermedad”, añade. “Prevenir la aparición de estos problemas es clave para la salud en general de los pacientes, pues sabemos que la boca es, a menudo, un reflejo de lo que sucede en el resto el organismo. Por eso, el mejor tratamiento bucodental es el que no tenemos que llegar a realizar”, matiza. Hemos hablado con el experto sobre esta técnica llamada a revolucionar la salud bucodental.

Lee también: ¡Atenta! Estas son las enfermedades que puedes heredar de tus padres

¿Cómo puede ayudarnos la genética a cuidar de nuestra salud bucodental? 

La genética nos aporta gran cantidad de información valiosa sobre nosotros mismos. Sobre la presencia o no de determinados rasgos o mutaciones genéticas que orientan acerca de la predisposición que tenemos a sufrir determinadas enfermedades y, en consecuencia, ser más certeros en el diagnóstico, prevención y, en su caso, tratamiento de las posibles alteraciones tanto bucales como de salud general.

¿Puede darnos pistas de si vamos a padecer determinados problemas de salud bucodental en el futuro y, de esta forma, anticiparnos a ellos con medidas de prevención?

Siendo precisos, lo que nos da es el grado de predisposición que tiene una persona a desarrollar determinados problemas de salud bucodental y general. Por supuesto, el objetivo es anticiparnos a la aparición de dichas enfermedades y que nunca lleguen a manifestarse, o que sea en su forma más leve posible, controlando los factores ambientales que condicionan su comienzo.

¿La aplicación de la terapia genética en la salud bucodental es ya una realidad?

Sí, en realidad, gracias al manejo de datos de líneas familiares, nosotros ya llevamos años acercándonos a este concepto, valorando la predisposición heredada según el conocimiento que tenemos de progenitores y familiares. Pero claro, esto sólo es posible con cuestionarios familiares completos y seguimiento familiar integral con una amplia base de datos; en nuestro caso de más de 100 años. Con los nuevos métodos, podemos tener todo ese conocimiento de manera unipersonal. Es ya una realidad que cada día se va suplementando con nueva información.

¿Qué tratamientos se están realizando ya basándose en estos datos?

Tratamientos de enfermedades de las encías, muy relacionadas además con el riesgo cardíaco. Tratamiento nutricional por intolerancias alimentarias (lactosa, fructosa…) y celiaquía que afectan a las mucosas orales. Tratamiento frente al riesgo genético de pérdida de esmalte y producción de caries, la Osteoporosis, la diabetes mellitus tipo 2, etc. En estos casos establecemos además un perfil metabólico.

¿Se pueden conseguir tratamientos más personalizados?

Sí, de hecho, ese es el objetivo: no sólo prevenir la aparición de enfermedades sino también conocer de antemano cuáles son los tratamientos más eficaces y menos dañinos para cada persona atendiendo a su perfil genético. Es lo que conocemos como Farmacogenética. Es especialmente útil en el uso de analgésicos y antiinflamatorios que son las medicinas más usadas y cuya acción y efectos secundarios es muy variable entre la población.

Es una alternativa muy interesante, pero ¿apta para todos los bolsillos o sigue siendo muy cara?

En la actualidad, a pesar de emplearse tecnología de última generación, es un servicio al alcance de cualquier bolsillo. Si tenemos en cuenta la cantidad de tratamientos, medicamentos y problemas que podemos ahorrar, tener un análisis genético, obtenido mediante una muestra de saliva y un frotis indoloro de la mucosa oral, es una alternativa muy rentable para cualquier paciente. Los costes de los estudios varían según su amplitud y profundidad, pero de media pueden situarse entre los 100 y los 300 €.

Lee también: Salud bucodental: estos alimentos son buenos para tus encías

La influencia del 'Big Data'

El experto, además, matiza que la odontología de precisión usa además de la información genética obtenida, el análisis de datos a gran escala (conocido como Big Data) para obtener más información sobre el comportamiento del organismo cuando existe la presencia de determinados genes en unas condiciones ambientales concretas.

Hay que tener en cuenta que no sólo es importante saber qué genes están presentes sino también qué condiciones provocan su activación. Esto es útil tanto para personalizar tratamientos como para maximizar la prevención. Conocer más sobre las particularidades de nuestro cuerpo es el camino de todas las áreas de la salud. Los resultados de estas pruebas genéticas son válidos para toda la vida y pueden además afectar a familiares, ya que la herencia genética influye en nuestra salud de hoy.

Existe una potente relación entre las alteraciones genéticas y las enfermedades bucales, como, por ejemplo:

  • La salud gingival y los problemas cardio-vasculares.
  • La enfermedad celiaca y las anomalías en el esmalte dental.
  • La diabetes tipo 2 y las alteraciones periodontales, infecciones oportunistas, aliento cetónico y alteraciones en la cicatrización.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie