chica-sopla-diente

¿Se puede curar un trauma psicológico? Los expertos nos lo aclaran

Hay terapias que establecen una conexión con el cerebro y permiten procesar la información de forma adaptativa para modificar la memoria traumática y superar el daño emocional.

por Nuria Safont

A la pregunta que muchas de nosotros nos hacemos sobre si los traumas psicológicos se pueden curar, los expertos en psicología responden que sí. Es más, no es solo que se pueda, es que es recomendable que se busque el tratamiento más adecuado para poder superarlos, para poder vivir nuestra vida con mayor plenitud. Pero antes de contarte cómo son las terapias para deshacer los nudos traumáticos, vamos a definir que es un trauma en psicología y por qué nos puede condicionar tanto la vida. 

Leer más: Cómo superar el daño emocional y seguir adelante

¿Qué son los traumas psicológicos? 

Un trauma es una experiencia, tanto breve como prolongada, amenazadora para la persona y que afecta al bienestar físico y emocional de la misma, nos explica la doctora Ana Sara Viedma, psiquiatra del Hospital Quirónsalud Huelva. Es lo que en salud mental se define como una experiencia traumática. ‘Es aquello que nos desregula y afecta tanto a lo sensorial como a lo emocional y a lo cognitivo’, añade. 

Ejemplos de situaciones o experiencias traumáticas pueden ser un accidente de tráfico grave, sufrir un desastre natural o ser víctima de violencia o abusos sexuales. Y las consecuencias de estos traumas suelen ser insomnio, pesadillas, ansiedad, nerviosismo, continuo estado de alerta, indiferencia emocional y culpa o vergüenza por la situación.

Leer más: Las preguntas más frecuentes sobre la depresión

¿Se pueden superar los traumas? 

Como decíamos, sí. Y, además, insisten los expertos, se debe buscar ayuda. Haber vivido una experiencia traumática "repercute en el comportamiento cotidiano y se hace presente en el día a día de la persona", señala la experta en psiquiatría. Por lo que aconseja recurrir a un especialista que aborde el problema para tratarlo y solucionarlo. 

Además, añade, "el pronóstico de la mayoría de los traumas emocionales es muy bueno y se superan a medio plazo con el abordaje adecuado’. En este sentido, existen diversas terapias enfocadas a la superación de los traumas emocionales, con excelentes resultados sobre el paciente". 

Leer más: Esta terapia te ayuda a curar las heridas emocionales

¿Qué es el EMDR para superar las experiencias traumáticas?

Una de las terapias más efectivas para la superación de eventos traumáticos es el EMDR. El método fue creado en 1987 por Francine Shapiro y ha sido utilizado en la masacre de Columbine y el ataque a las Torres Gemelas del 11 de septiembre del 2001, entre otros atentados. Este método también ha tratado a víctimas de desastres naturales en varias partes del mundo (como huracanes y tsunamis). 

El EMDR (reprocesamiento y desensibilización a través del movimiento ocular, por sus siglas en inglés) es un procedimiento estructurado y orientado al tratamiento del trauma con una amplia y sólida base empírica. Esta terapia se usa para el tratamiento de traumas psicológicos centrándose en el recuerdo de la experiencia traumática para superarla. Según explica la doctora Viedma ‘el plan de trabajo es recoger la información de la historia del paciente, rastrear las experiencias 'clave' en su historia de vida, y convertirlas en dianas terapéuticas sobre las que trabajar.

Posteriormente, se trabaja con atención dual, esto es, con un pie en el pasado y otro en el presente, así como con estimulación bilateral para mantener el sistema de procesamiento activo. Todo ello se realiza, preferiblemente, con movimientos oculares, aunque también se puede usar otros estímulos alternantes, aunque de menor potencia, de tipo táctil o auditivo.

Leer más: Este test te ayuda a saber si puedes tener depresión

El apoyo del terapeuta 

El paciente no está solo, puesto que en todo momento está guiado por el terapeuta que le indica cuándo mover los ojos y cómo moverlos (de un lado a otro). De este modo, se establece una comunicación con el cerebro en su propio lenguaje y se integra aquella información que en su día no se procesó de forma adaptativa permitiendo así la modificación de la memoria traumática y la superación paulatina del daño emocional.

"Cada sesión dura alrededor de 30-40 minutos y son necesarias entre 3 y 6 sesiones de esta terapia para resolver el problema, aunque en casos complejos de traumas generados en la infancia el tratamiento puede ser algo más extenso", concluye la doctora Ana Sara Viedma. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie