Cómo prevenir las molestias físicas que puedes padecer si teletrabajas

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

Todo parece indicar que el teletrabajo ha llegado para quedarse, al menos por el momento. Es una buena alternativa para intentar minimizar los desplazamientos y el contacto social en una época especialmente compleja como la que estamos viviendo debido a la pandemia de la COVID-19. El trabajador se encuentra separado de los compañeros, aislado, sin contacto personal, pero utilizando tecnologías de la información y comunicación, ordenador, Internet, (correo electrónico, navegación web) cámara digital, smartphone, que hacen posible esta separación y facilitan la relación y la comunicación inmediata y mantenida. Como decíamos, debido a las condiciones socio-sanitarias actuales, el teletrabajo ha aumentado y se ha extendido de forma rápida y generalizada.

Causa de numerosas molestias físicas

El trabajo ante el ordenador, aunque no es un trabajo de desgaste físico y puede parecer muy relajado, suele ser origen de numerosas dolencias. Su práctica continuada y la permanencia ante una pantalla por largos periodos de tiempo pueden ocasionar diversas molestias y dolores en la espalda, cuello, muñecas, codos y ojos, cuando no cefaleas, mareos o alteraciones psíquicas, como ansiedad, estrés o tensión. Los especialistas en Medicina del Trabajo saben de la frecuencia con la que se presentan estos síntomas relacionados con el trabajo ante el ordenador, y de los consejos que se pueden dar para prevenirlas y evitarlas.

Lee también: Teletrabajo y dieta sana: un tándem posible si te organizas

Problemas en el cuello

Las vértebras cervicales y los músculos del cuello son estructuras que soportan una tensión mantenida en el trabajo ante el ordenador. Las posiciones forzadas que adoptamos en muchas ocasiones al mirar la pantalla, sobre todo si utilizamos gafas de vista cansada, generan con mucha frecuencia dolor de cabeza y cervical. Los periodos regulares de descanso, los automasajes y los estiramientos y los ejercicios de relajación de la musculatura cervical, previenen y mejoran los síntomas.

Lee también: Cómo aliviar los problemas de cervicales y mejorar la postura

Dolor de espalda

El dolor dorso-lumbar es una constante en todos los trabajos de oficina que se realizan sentado y en una misma posición, por largo tiempo, y sobre todo en aquellos en que se trabaja sobre un plano vertical, como la pantalla del ordenador. El trabajo manual estático en el que se utilizan los brazos y se debe tener la cabeza levantada generan tensiones que afectan a los grupos musculares de la espalda. La posición y atención mantenidas son el origen del dolor, el anquilosamiento y la rigidez de las estructuras de la espalda, y para evitarlo y prevenirlo es conveniente descansar cada determinado tiempo, levantarse, moverse y realizar cualquier otra actividad que proporcione descanso a esos grupos musculares. Algún ejercicio de relajación no es desdeñable, pues alivia la tensión muscular y mejora los síntomas.

Lee también: Objetivo: no permanecer más de dos horas seguidas sentado

Músculos y articulaciones

Las lesiones en codos, muñecas y dedos se presentan con frecuencia y casi siempre tienen su origen en la sobrecarga muscular por movimientos repetidos e inadecuados. Así, el conocido “codo de tenis” o epicondilitis puede presentarse por el uso continuado del ratón del ordenador. La sobrecarga tendinosa y muscular de los músculos de las manos y los dedos
tienen el mismo origen y una vez instaurados es conveniente acudir a un especialista para que resuelva el problema. La forma de prevenirlos es a través de la utilización de diseños ergonómicos en los muebles y aparatos de oficina, el descanso periódico y frecuente en una misma actividad y los ejercicios de relajación y el automasaje.

Lee también: Rutinas de ejercicios exprés para cuidarte mientras teletrabajas

Fatiga visual

El trabajo ante la pantalla del ordenador hace que nuestros ojos permanezcan fijos durante periodos prolongados de tiempo sobre una pantalla luminosa y cercana. La fatiga visual es una situación transitoria y recuperable en la cual los ojos se fatigan al realizar trabajos de visión cercana, durante un tiempo prolongado y sin descanso. Los síntomas a los que da lugar son dificultad para enfocar la visión, pesadez de parpados, escozor ocular y enrojecimiento conjuntival, debido a la disminución del parpadeo. La luz ambiental, la distancia de la pantalla, la posición del monitor y sobre todo los periodos prolongados de trabajo sin descansos, son los factores que influyen en la aparición de fatiga visual.

Lee también: Vista cansada: ¿tú también has notado que ves peor después de los meses de confinamiento?

Recomendaciones para prevenir problemas

  •  La mesa, la silla, la altura del teclado y el ratón deben ser ergonómicos y adaptados.
  •  Buscar la distancia ideal ante la pantalla. Unos 80 cms son lo recomendable.
  •  Descansar periódicamente (cada hora-hora y media), levantarse, estirar y relajar.
  •  Movimientos de gimnasia, estiramientos y relajación de corta duración.
  •  Luz ambiental tenue e indirecta. Evitar reflejos.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.