Vivir con tu pareja durante la cuarentena no siempre es una buena idea

¿Es una buena idea pasar la cuarentena juntos si apenas os conocéis?

Muchas parejas se han lanzado a la aventura por temor a estar demasiado tiempo separados. Pero ¿es lo más apropiado?

by Laura Bech

Acabáis de hacer oficial el romance y, de repente, estado de alarma. Tus planes románticos, la ilusión de esa primera escapada juntos, todo se ve truncado por una situación excepcional, no puedes salir de casa y tampoco sabes durante cuánto tiempo. ¿Qué debe hacer la pareja en esta situación? Lo que está claro es que si algo tiene el amor, al menos al principio, es esa inclinación por dejarnos dominar por los impulsos. Y lo que el corazón nos puede pedir es, obviamente, permanecer juntos. 

En este caso, seguro que os encontraréis descubriendo rutinas y gestos encantadores, pero también manías y obsesiones que, hasta ahora desconocíais. Ha sido una decisión arriesgada pero, dentro de lo posible, meditada. No hay vuelta atrás y eso es probable que genere un sentimiento de agobio extra en algún miembro de la pareja. Lo mejor en estos casos es aceptar que estáis en un momento peculiar y que vuestra pareja todavía no se encuentra consolidada, por lo tanto habrá roces y diferencias producto de la situación y de la falta de información que aún tienes del otro. 

Leer más: Cómo evitar que la negatividad de mi pareja me influya

Mantener rutinas por separado

Los psicólogos aconsejan mantener, en la medida de lo posible, las rutinas diarias. Además, si puedes disponer de un tiempo para ti sola, mucho mejor. Se trata de buscar un momento donde puedas sentir tu individualidad, no vale con las horas en las que teletrabajas, sino de poder hacer algo que te guste, que te conecte con tu interior. 

Vivir con tu pareja durante la cuarentena no siempre es una buena ideaVER GALERÍA

Encontrar un hueco del día para estar sola no es algo que los psicólogos recomiendan solo a las parejas nuevas, el espacio personal es fundamental en cualquier relación, para garantizar el respeto, el crecimiento y la individualidad. Puedes establecerlo como parte de la rutina diaria y fijar la hora en la que ocuparás la habitación para hablar con tus amigas o familiares, para leer, escuchar música o meditar. Agrégalo con naturalidad al planning de la semana porque es algo positivo para los dos. 

Hablar de las emociones

Recuerda que vivimos una situación excepcional, el miedo, la incertidumbre y la ansiedad están presentes a lo largo del día, en mayor o menor medida. La paciencia debería ser nuestro mantra y nuestro lema durante la cuarentena. Algo que en otro momento no te enfadaría ahora te crispa hasta la exageración. También tienes que ser paciente contigo misma, esa es una prioridad.

Hablar de lo que sentimos nos ayuda a canalizar las emociones negativas y nos acerca a la otra persona porque ofrecemos una vía de entendimiento y empatía. No se trata forzar una conversación que los incomode a ambos, sino de dejaros llevar y lograr una charla fluida y amena. Poner en palabras los miedos y las sensaciones es mucho más difícil que decir te amo, pero igual de efectivo y necesario. 

Hablar de cómo os sentís puede ser una manera de reforzar la pareja, de animarse mutuamente y de conoceros en profundidad. Es durante la adversidad cuando más necesidad tenemos de sincerarnos y sentirnos aceptados. Lo que te ocurre a ti no dista mucho de lo que siente tu pareja.

Leer más: Cuarentena en pareja: consejos para llevar mejor estos días juntos en casa

Jugar y divertirse

Pensabas escaparte con tu chico en Semana Santa pero ahora estás confinada en 40 metros cuadrados y con la maleta vacía. Cambia la forma, pero sigues teniendo a esa persona especial a tu lado y, salvo alguna excepción, la cuarentena no le ha robado toda aquello por lo que te ilusionaba pasar un fin de semana a solas con él. Aprovecha para inventar planes, crear decorados y escenarios que mitiguen el encierro. 

Si las circunstancias os han obligado a adelantar la convivencia es un buen momento para afianzar la relación y aprender a gestionar el estrés y la ansiedad. El juego es una de las mejores herramientas que disponemos para relajarnos pero también para conocernos de una manera diferente y divertida. Jugar como lo hacen los niños, con el compromiso de hacerlo bien, de estar a gusto y de entretenerse. Es una manera de desbloquearse emocionalmente y esto nos ayuda a enfrentar la situación de una forma más tranquila y serena. 

Leer más: Los temas ‘pendientes’ que puedes tratar con tu pareja en la cuarentena