mujer-leyendo-playa

¿Enganchada a la novela negra? Es normal y, además, positivo

Te damos las claves de por qué estas historias nos atraen tanto y no puedes dejar de leerlas

by si Nuria Safont

El cuarto mono' de J.D Barker, 'La sospecha' de Fiona Burton, la Trilogía del Baztan, de Dolores Redondo o la de La ciudad Blanca, de Eva García Sáenz de Urturi. Por supuesto, las historias del comisario Montalbano, del recientemente fallecido Andrea Camilleri, o las del comisario Brunetti, de Donna Leon... ¿Te suenan? Seguro que alguna habrá caído en tus manos. O puede, incluso, que tu biblioteca personal esté invadida por ejemplares de thrillers y novela negra. ¿Por qué nos atraen tanto estas historias? ¿Qué tienen que cuando nos atrapan no podemos dejar de leerlas? ¿Por qué llegamos a justificar los crímenes de los personajes de ficción? ¿Es que hay algo 'oscuro' en nuestro interior? No, no te preocupes. No hay nada malo y es normal que te gusten estas historias. Entretienen, te desconectan de las preocupaciones del día a día y pueden responder cuestiones vitales o canalizar pensamientos y emociones negativas.

- Relacionado: 30 libros de terror y novela negra para una noche de miedo

"El interés por el crimen y los asesinos en serie se ha convertido en algo muy difundido en la cultura popular actual", señala el psicólogo madrileño Miguel Ángel Rizaldos. En opinión de este experto, lo que nos fascina es la combinación de crueldad con su aparente humanidad: "un estudio sobre los asesinos en serie realizado en 2005 por la Unidad de Análisis de Conducta del FBI concluyó que no son monstruos y pueden no parecer extraños. Los asesinos en serie a menudo tienen familias y hogares, empleos y aparentan ser miembros normales de la comunidad. Son expertos en interpretar roles y muy partidarios de parecer normales".

Le preguntamos al escritor estadounidense J.D Barker, autor de thrillers psicológicos, qué opina sobre esta fascinación y nos responde que "a diferencia de los vampiros, fantasmas y similares, los asesinos en serie son 'reales'. La persona que está delante de nosotros en la cola del supermercado, o la que vive al otro lado de la calle podría serlo. Esto es aterrador y, seamos sinceros, nos gusta pasar miedo". 

- Relacionado: 16 libros para plantarle cara a la tristeza

Ayudan a comprender la maldad

Por otro lado, este tipo de historias nos interesan porque queremos ponernos en el lugar del asesino para entender por qué lo hace. De hecho, cuando en una novela hay 'flecos' o no se explica la motivación del protagonista, nos sentimos defraudados.

J.D Barker, que es autor de 'El cuarto mono' y 'La quinta víctima' (ed. Destino), asegura que, precisamente, la voz del asesino en la que explica la motivación de sus actos es la que ha gozado de mayor aceptación. "Muchas personas me han dicho que el diario es su parte favorita del libro. Lo curioso es que mi editor quería prescindir de ello y dejar solo la investigación policial de la historia. Yo, sin embargo, luché por mantenerlo: era mi razón para contar esta historia. Hay muchos thrillers de asesinos en serie, pero en muy pocos se explica cómo el asesino se convirtió en ello. Yo quería hacerlo. Ahora estoy tratando de responder a una pregunta más importante: ¿puede un niño que es inherentemente bueno transformarse en alguien completamente malo, si se cría en condiciones terribles". se cuestiona el escritor. A medida que avanzamos en 'El cuarto mono' tenemos la respuesta a esa pregunta.

- Relacionado: Libros para comprender la mente y las emociones (y no son autoayuda)

En el lado opuesto está el héroe, que es una figura a la que nos gustaría emular, pero suele comportarse de manera tan perfecta que resulta inalcanzable. Así que es más fácil y sencillo que nos identifiquemos con las frustraciones, miedos, dudas y errores del asesino. "Nos encandila su libertad, su enfrentamiento con el poder y la autoridad, su parte de triunfo fuera de las reglas sociales. Esta fascinación puede acabar propiciando que los psicópatas de las novelas o series cobren cierta imagen positiva para nosotros", apunta el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos. 

- Relacionado: Entrena tu cerebro para pensar en positivo

Canaliza algunas emociones

Dejarse cautivar por el 'lado oscuro' puede ser, pues, una forma de canalizar nuestros pensamientos y emociones negativas. Así, leer novela negra puede ayudarnos a enfrentarnos a nuestro lado emocional y cognitivo más oscuro de forma sana, segura y controlada. "Está bien que nos asomemos por medio de las novelas y series a la mente de estos personajes psicopáticos, pero también nos debe quedar claro que el crimen no compensa", recuerda Rizaldos.

Así, concluye este especialista, "lo más atractivo en la vida real debe ser respetar las normas y, por encima de todo, a las demás personas". Y, por qué no, disfrutar de las vacaciones leyendo nuestras novelas favoritas pero con ojo crítico: los personajes resultan atractivos, sí, pero sobre papel. 

- Relacionado: 10 claves para ser feliz que aprendimos de los filósofos más sabios