Cuida tu cuerpo con el fisiopilates

Cuida tu cuerpo con el fisiopilates

El método Pilates es una herramienta muy poderosa cuando se trata de rehabilitar o de potenciar el desarrollo terapéutico de nuestro cuerpo.

by Cristina Soria

El pilates, de por sí beneficioso para nuestro bienestar físico, si se imparte por fisioterapeutas cualificados cobra una nueva dimensión que nos ayuda a potenciar nuestra flexibilidad, mejorar nuestra coordinación y restaurar la fuerza y la resistencia; aspectos que son primordiales en los procesos de rehabilitación física. En ellos, además, se valora recorrer este proceso potenciando la disminución de estrés y mejorando la consciencia sobre nuestro propio cuerpo.

Pilates terapia deportiva

Todos los procesos de rehabilitación basados en el pilates tienen como punto clave la estabilización de nuestro cuerpo y su fortalecimiento, concretamente de la región lumbar, además de buscar la corrección postural y la estabilidad del sistema músculo-esquelético.

No se focaliza este esfuerzo en los músculos afectados por la lesión, o los que pueden ser más sensibles. En realidad el trabajo se desarrolla en los movimientos que integran la parte sensible respecto a todo el cuerpo, tendiendo en cuenta que los principios básicos del pilates se basan en la alineación postural, estabilidad, movilidad periférica y fuerza del centro.

Entre las lesiones para las que el pilates terapéutico puede resultar muy beneficioso se encuentran las siguientes:

  • Hombro de nadador: se produce por un sobreesfuerzo del hombro o un movimiento repetitivo.
  • Rotura fibrilar de gemelo: es una lesión muy común que consiste en una contracción brusca del gemelo que puede generar desde una contractura hasta una rotura de las fibras del gemelo.
  • Lesión de rodilla: la lesión de flexores de la parte posterior del muslo y la rodilla puede producirse por contusión, tirón o desgarro muscular.
  • Hernia de disco: está producida por una degeneración del disco vertebral, y se produce cuando se rompe el anillo que envuelve el disco intervertebral.
  • Esguince: es una lesión muy frecuente que conviene recuperar de forma completa para no padecerlo como lesión crónica cuando la musculatura queda débil y propensa a una nueva rotura.

Leer: Por qué deberías practicar 'Crosspilates'

Pilates para embarazadas

El pilates para embarazadas es un ejercicio muy beneficioso porque fomenta una buena postura y potencia la fuerza abdominal, mejorando la inclinación pélvica típica del embarazo, y que si no se corrige puede llegar a provocar problemas lumbares. Sin embargo, no basta con realizar pilates, sino que esta práctica debe estar dirigida por un monitor especializado en pilates terapéutico, que pueda elegir los ejercicios que se adecuan a tu estado de gestación y seguir muy de cerca los movimientos para corregir cualquier error postural.

Pilates para embarazadasVER GALERÍA

Además, el pilates para embarazadas sirve para mejorar la respiración de cara al parto, reduciendo la falta de aliento cuando des a luz. También aumenta tu resistencia, y mejora la circulación sanguínea y fortalece el suelo pélvico.

Leer: ¿Sin tiempo para ir al gym? Descárgate estas app de pilates y ponte en forma ¡desde casa!

Pilates neurológico

En procesos de rehabilitación de pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular, como por ejemplo un accidente de tráfico, que ha dejado mermadas sus capacidades motoras y necesitan neurorehabilitación, el pilates terapéutico puede jugar un papel muy importante.

En este caso se denomina pilates neurológico y hace que los pacientes potencien sus funciones motoras y su conciencia corporal; también que aumenten el tono muscular, mientras superan el dolor y las limitaciones articulares.

Pilates NeurológicoVER GALERÍA

Se trata de un pilates adaptado que se integra de forma complementaria a otras actividades de recuperación neurológica y física, en este caso es impartido por un monitor fisioterapeuta, y se basa en clásicos ejercicios de pilates. Estos ejercicios se adaptan y modifican a las necesidades y posibilidades del paciente, en función de si padece lesiones traumatológicas o tiene algún grado de discapacidad.

Además de incidir sobre el cuerpo en el trabajo físico, esta disciplina terapéutica hace disminuir el estrés del paciente y le ayuda a mantener y ampliar la conciencia sobre su propio cuerpo. Se trabaja la respiración, la relajación, la concentración y el control de los movimientos.

Leer: 'Inferno Hot Pilates', la nueva tendencia 'fitness' que causa furor