¿Por qué se produce la gastritis y qué puedo tomar para aliviar los síntomas?

La gastritis es una inflamación del estómago que se produce por varios factores. Los antiácidos suelen ser los fármacos más utilizados, pero no pueden usarse de forma continuada por sus efectos secundarios

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La gastritis, conocida comúnmente como dolor de estómago, es un síntoma muy habitual que puede tener varias causas. En general, suele remitir por sí sola. Otras veces puede ser necesario recurrir a medicamentos para aliviar el malestar. El doctor Eduardo Junco nos explica a qué se debe este problema estomacal y qué podemos hacer para tratarlo.

Qué es la gastritis

Consiste en una inflamación de la mucosa gástrica causada por la alteración del equilibrio que, normalmente, existe entre los factores capaces de producir lesión y los mecanismos protectores de la mucosa gástrica. Entre los primeros, los que lesionan la mucosa, se encuentran el ácido clorhídrico, la pepsina, una bacteria llamada helicobacter pylori, alimentos y sustancias que irritan la mucosa gástrica (alcohol), el ácido acetilsalicílico y los medicamentos antiinflamatorios. Entre los mecanismos protectores se encuentra la integridad de la mucosa y el moco gástrico.

Cuando este equilibrio se rompe y la mucosa de estómago queda expuesta a los jugos gástricos, con su acidez extrema, se inflama dando lugar a gastritis aguda, pudiendo evolucionar en el tiempo a crónica, erosiva y hasta úlcera de estómago.

Relacionado: Esta es la razón por la que tienes el vientre hinchado

Qué tomar para la gastritis VER GALERÍA

 

Cómo se manifiesta

En muchas ocasiones, los síntomas son leves o casi inexistentes. ¿Quién no ha tenido alguna vez inapetencia, dispepsia, con sensación de malestar postprandial (malestar o dolor después de comer), digestiones lentas o acidez?

El dolor abdominal de localización epigástrica, la sensación de quemazón en la boca del estómago, las nauseas y los vómitos, son síntomas más definidos y que se presentan con frecuencia en las gastritis. Cuando estas molestias son frecuentes y repetidas o aparecen síntomas más graves, se debe consultar al médico para realizar un estudio.

Diagnóstico y tratamiento

Lo realiza el médico en base a los síntomas clínicos, la endoscopia del esófago y del estómago, los estudios de imagen y las exploraciones analíticas en sangre y en heces.

Los medicamentos antiácidos, la cimetidina y la ranitidina (antagonistas de la histamina a nivel de los receptores H2) y los inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol son muy eficaces y los más utilizados, siempre bajo prescripción y control médico.

- Relacionado: Remedios caseros para combatir la inflamación abdominal

Antiácidos

Los antiácidos son fármacos que neutralizan el exceso de ácido clorhídrico en el estómago, que es el que lesiona la mucosa gástrica y genera la sensación de acidez. Alcalinizan el contenido gástrico, elevan el pH y disminuyen el malestar y el ardor gástrico. El bicarbonato sódico ha sido el antiácido por excelencia durante años.

Estos fármacos se han utilizado desde hace mucho tiempo hasta la reciente aparición de nuevos medicamentos como los citoprotectores o los inhibidores de la bomba de protones. Los antiácidos funcionan como bases débiles, neutralizando los ácidos gástricos y formando agua y sales.

Existen dos tipos genéricos de antiácidos: los sistémicos, con base de bicarbonato sódico y los no sistémicos, compuestos por bases de magnesio, aluminio y calcio. Es conveniente recordar que si se toman durante mucho tiempo pueden ocasionar efectos secundarios como estreñimiento o diarrea. En ocasiones propician la aparición de cálculos renales y, en otras, la de osteoporosis. De ahí que no se recomienden la automedicación y que se siga siempre el consejo del médico. Las tomas esporádicas y ocasionales deben hacerse a las dos horas de la ingestión de alimentos y tras presentarse las molestias.

Más sobre: