dejar-fumar-champix

Así funciona 'Champix', el medicamento que te ayudará a dejar de fumar

Si has acudido a un experto para que te ayude a dejar de fumar, es probable que te haya recomendado un medicamento como Champix. Un fármaco que será financiado por el sistema nacional de salud español. Te explicamos cómo funciona.

by si Nuria Safont

Si te han recetado un medicamento como Champix para dejar de fumar es que tienes el firme propósito de decir adiós al tabaco. Probablemente, ya sabrás que, para lograr con éxito la deshabituación tabáquica, debe existir un plan previo y que la ayuda de terapia y fármacos, como el Champix, cuyo principio activo es la varenicilina, son medidas muy eficaces para dejar atrás este mal hábito que, además de resultar muy caro para el bolsillo, es nefasto para la salud. Daña todo el organismo, aumenta el riesgo de cáncer y otras enfermedades como las cardiovasculares. Además, huele mal, tiñe los dedos de nicotina, coarta tu libertad, produce mal aliento, envejece la piel y es una falta grave de educación y consideración para los que no fuman. Sobre todo, si se trata de niños o son pacientes con alergia

- Relacionado: Cómo dejar de fumar para evitar el cáncer

Hablamos con el doctor Juan Manuel Díez, especialista en Neumología, máster en tabaquismo y vicepresidente de Neumomadrid, para que nos explique cómo funciona Champix para dejar de fumar. 

¿Cómo nos ayuda Champix a dejar de fumar?

Champix® (varenicilina) es un tratamiento de 12 semanas que se administra por vía oral en forma de comprimidos. Es el único medicamento que está indicado para la cesación tabáquica. La eficacia de este fármaco en la deshabituación tabáquica se basa en el efecto de la vareniclina, que actúa bloqueando de forma parcial los receptores de la nicotina, para aliviar los síntomas del deseo compulsivo de fumar y de la abstinencia, al tiempo que produce simultáneamente una reducción de los efectos gratificantes de este hábito.

En este tipo de terapias, como en cualquier deshabituación de otras drogas, y la nicotina lo es, la implicación y motivación del paciente es fundamental. Por ello, se recomienda un seguimiento por un profesional sanitario con formación y experiencia en tabaquismo, ya que la medicación por si sola no suele ser del todo eficaz, al no cubrir el componente conductual del consumo de tabaco. De hecho, y siempre de acuerdo con el terapeuta, en algunos casos se recomienda prolongar la duración de la terapia con vareniclina hasta los 6 meses.

- Relacionado: ¿Dejar de fumar sin ganar kilos? ¡Es posible!

¿Es apto para todos?

Champix es un tratamiento eficaz y seguro indicado para adultos mayores de 18 años, sujeto a prescripción médica. En cada caso, es necesario estudiar previamente el perfil del paciente (por ejemplo, se debe ajustar la dosis en pacientes que tengan insuficiencia renal grave), así como sus antecedentes e intentos para dejar de fumar. Por el momento, no está recomendando para población adolescente menor de 18 años ni embarazadas. Durante la lactancia, debe considerarse el beneficio de la lactancia materna para el lactante y el beneficio del tratamiento con champix para la madre.

¿Se necesita terapia de apoyo, además de la terapia farmacológica?

El tratamiento del tabaquismo consiste en combinar fármacos y terapia de apoyo. La mayoría de los fumadores intentan dejar de fumar por su cuenta, pero solo un 5% lo consigue (I). De hecho, las probabilidades de dejar de fumar con éxito se multiplican por cuatro cuando se pide ayuda médica o farmacéutica (II). Las mayores cifras de abandono se obtienen cuando se combinan fármacos, terapia de apoyo y un seguimiento por un profesional sanitario. Por ello, el asesoramiento de un profesional sanitario acompañado de apoyo psicológico es un binomio clave para romper definitivamente con el tabaco. Hay que tener en cuenta que el tabaquismo genera adicción y es una pauta conductual, por ello, se hace necesaria y beneficiosa la ayuda de un profesional sanitario para afrontar este proceso de deshabituación. Sin duda, el apoyo del entorno también es básico para que el fumador consiga su objetivo.

- Relacionado: La EPOC afecta a más mujeres y causa más problemas

¿Qué efectos secundarios puede haber?

Al igual que todos los medicamentos, este puede conllevar efectos adversos, aunque es importante señalar que no todas las personas los sufren. Además, debemos mencionar que la deshabituación tabáquica, ya sea con o sin tratamiento, suele estar relacionada con síntomas de síndrome de abstinencia como la irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse o insomnio. Por ello, es fundamental contar con el asesoramiento del profesional sanitario durante este proceso.

En caso de aparición, los efectos secundarios más frecuentes asociados a Champix son las náuseas, dificultad para dormir y dolor de cabeza. Se trata de efectos secundarios leves, transitorios, y que muy raramente llevan a la interrupción del tratamiento.

¿Y contraindicaciones?

La principal contraindicación que conlleva es la posible hipersensibilidad al principio activo (vareniclina) o alguno de los excipientes del comprimido o la cubierta, especificados en la ficha técnica. No suele ser frecuente, pero el médico valorará en cada caso el perfil beneficio-riesgo para el paciente.

¿Puede interactuar con otros medicamentos?

Teniendo en cuenta las características de vareniclina, los estudios realizados y la experiencia clínica hasta la fecha, Champix no tiene ninguna interacción con otros medicamentos que sea clínicamente significativa. Como recomendación y, en cualquier caso, es fundamental que el paciente comunique previamente a su médico los medicamentos que está tomando y consulte el prospecto del fármaco.

- Relacionado: Las 6 claves para dejar de fumar

Fuentes: 

I Estudio ‘Rompe con la Nicotina’ encargado por Pfizer a Ketchum Ltd. (2017)
II West R. Stop Smoking Services: increased chances of quitting. NCSCT Briefing 8. London. 2012. National Centre for Smoking Cessation and Training