Estas verduras no pueden faltar en tu dieta

Hay verduras que tienes que incluir en tu alimentación porque te ofrecen tantos beneficios que no podrás prescindir de ellas en tus platos.

by Cristina Soria

Una dieta saludable es aquella que se basa principalmente en el consumo de frutas y verduras, ya que son bajas en grasas y muy ricas en todo tipo de nutrientes imprescindibles para nuestra salud. Cuanto más rica, variada y colorida sea tu selección de alimentos vegetales, mejor. Si te estás iniciando en el mundo de la alimentación saludable te recomendamos una serie de verduras que no pueden faltar en tus platos.

Brócoli

Es una de las verduras imprescindibles en nuestra dieta, debido a la cantidad de antioxidantes que posee, y que la convierten en un poderoso aliado para prevenir el cáncer. Contiene, además, ácido fólico, betacarotenos y vitamina C que refuerzan nuestro sistema inmunológico. Sus minerales, como el calcio, fósforo, magnesio y zinc cuidan de nuestros huesos, ayudando a mantenerlos fuertes y sanos.

Estas verduras no pueden faltar en tu dieta VER GALERÍA

Cebolla

La cebolla es un poderoso cardioprotector gracias a su contenido en una enzima llamada alinasa y en sulfuros, que ayudan a mantener limpias las arterias y a reducir los niveles de colesterol “malo”. También es rica en una sustancia llamada glucoquinina, que puede disminuir el nivel de azúcar en sangre. Además, se le atribuyen propiedades fungicidas y bactericidas, mientras que favorece la producción de glóbulos rojos y blancos, que fortalecen las defensas de nuestro organismo,

Leer: Estas son las frutas y verduras más saciantes

Zanahoria

Rica en fósforo y potasio, la zanahoria regenera los nervios y vigoriza la mente, especialmente cuando se siente cansada. Según la OMS, es uno de los alimentos que más propiedades anticancerígenas posee. Ricas en betacaroteno, ayudan a fortalecer uñas y cabello, además de resultar muy beneficiosas para las mujeres durante la etapa de lactancia. Sus vitaminas, especialmente la vitamina A, protegen nuestra salud ocular, evitando la aparición de cataratas y protegiendo nuestras retinas.

Col de Bruselas

Estas verduras son muy nutritivas y sabrosas. Ricas en fibra y minerales como el calcio y el hierro, y en vitaminas A y C, cuidan de nuestro organismo aportándole nutrientes muy necesarios que ayudan a incrementar sus defensas. Son ideales para evitar la retención de líquidos, protegen la salud del sistema nerviosos y cuidan del colon, protegiéndolo de tumores.

Pimiento 

Este vegetal, tan presente en la dieta mediterránea, no sirve solo para dar sabor y textura a nuestros platos, ya que contiene vitaminas del tipo B y C, y en antioxidantes. Son ricos en licopeno, que protege a las células de la oxidación. Contiene vitamina B6, que es un poderoso diurético que evita la retención de líquidos. Sus flavonoides y fitoquímicos nos protegen de enfermedades cardiovasculares.

Leer: Claves para comer bien cuando llega el fin de semana

Calabacín

El 95% del contenido de esta verdura es agua, por lo que es muy baja en calorías y muy saludable para nuestro organismo. Contiene vitaminas C, B3 y provitamina A, además de minerales como el fósforo, potasio, calcio y magnesio. El calabacín ayuda a controlar el colesterol gracias a la fibra dietética que contiene. Y como el poderoso antioxidante que es, nos previene contra el envejecimiento, ayudándonos a mantener una piel sana y protegida contra el efecto de los radicales libres.

Espinaca

Una de las verduras más completas que existen, es rica en carotenoides, vitaminas C, K, ácido fólico, hierro y calcio.  Además, las espinacas ayudan a controlar la diabetes gracias a su contenido en ácido alfa-lipoico, un antioxidante capaz de aumentar la sensibilidad a la insulina y reducir los niveles de glucosa del organismo. Ricas en potasio, se recomienda su consumo para disminuir una presión arterial alta y reducir el efecto de un exceso de sodio en el organismo.

Alcachofas

Especialmente digestiva y rica en fibra, ayuda a regular el estreñimiento y a aliviar molestias estomacales como la acidez y las distensiones. Muy útil a la hora de mantener unos niveles bajos de colesterol en sangre, ya que  ayuda a reducir los triglicéridos gracias a los fitoesteroles que posee. Por otro lado, sus flavonoides tienen una potente acción antioxidante y cuidan de nuestro corazón, protegiéndolo de enfermedades cardiacas. Además, contiene fósforo, magnesio, calcio, hierro y potasio, y vitaminas C y B1 entre otras.

Leer: Alimentos muy nutritivos que deberías comer si estás a dieta

Más sobre: