¿Cómo curar el catarro?

Te explicamos qué remedios hay contra el catarro y cómo puedes prevenir esta infección de las vías respiratorias altas

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

Curar el catarro, y hacerlo bien, es importante para que no volvamos a sufrir las molestias de este problema de salud tan típico en estas fechas. De la mano del doctor Eduardo Junco, os explicamos por qué se produce esta afección y qué remedios para el catarro son más eficaces.

- Relacionado: Gripe o resfriado: cómo diferenciarlas por sus síntomas

¿Qué es el catarro?

El catarro o resfriado es una enfermedad infecciosa aguda, leve, de origen vírico, estacional y autolimitada, es decir, que se cura de forma espontánea. Afecta al aparato respiratorio a nivel de las vías aéreas superiores, es altamente contagiosa, endémica y suele aparecer en otoño y a comienzos de invierno.

¿El frío produce catarro?

Tradicionalmente, se ha asociado el ambiente frío con los catarros, las bronquitis y las neumonías. Si bien es verdad que el frío afecta los mecanismos de defensa de las vías respiratorias (mucosas y cilios), y que la virulencia de los virus aumenta cuando bajan las temperaturas, la causa del aumento de las infecciones respiratorias en otoño y en invierno tiene su origen, fundamentalmente, en dos factores externos: el inicio del calendario escolar (colegios y guarderías), y el aumento del tiempo que pasamos en locales cerrados, con mala ventilación, hacinamiento, por el uso de las calefacciones y la contaminación atmosférica.

No debemos olvidar que los catarros y resfriados son enfermedades infecciosas y que, para padecerlas, se necesita un contagio previo, es decir, un paciente transmisor del agente infeccioso y otro paciente receptor.

- Relacionado: 15 consejos para combatir una ola de frío polar

como-curar-el-catarroVER GALERÍA

 

Síntomas del catarro

El periodo de incubación oscila entre 24 y 72 horas después del contagio y los síntomas suelen ser más llamativos y marcados en los niños que en los adultos.

  • Estornudos y picor nasal.
  • Dolor de cabeza.
  • Secreción nasal mucosa aumentada.
  • Febrícula.
  • Conjuntivitis.
  • Tos, picor faríngeo, afonía.
  • Malestar general y cansancio.
  • Los síntomas, si no surgen complicaciones de sobreinfección bacteriana, duran de tres a siete días, son más prolongados en la infancia y pueden dejar secuelas de tos residual y aumento de la secreción nasal.

¿Qué tomar para el catarro?

Los catarros y resfriados no tienen un tratamiento específico curativo, pues para los virus que los provocan no existen medicamentos activos.

El tratamiento consiste en tratar los síntomas, mejorar los mecanismos de defensa y reforzar la inmunidad. Estas son las claves de un buen tratamiento contra el catarro:

  • No es necesario el uso de antibióticos.
  • el paracetamol, ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico, mejoran el estado general y controlan las molestias y la fiebre.
  • Los descongestivos rinofaríngeos reducen la congestión nasal y mejoran la ventilación.
  • Los mucolíticos y expectorantes, en ancianos y pacientes mal hidratados, pueden ser de utilidad.
  • Las vitaminas C y D elevan la inmunidad y ayudan a prevenir complicaciones.

Reforzar las defensas

El sistema inmunológico se refuerza, en el caso de los catarros, con el paso del tiempo, el contacto con diferentes virus, la creación natural de las defensas a partir de los primeros años de vida, la toma de medicamentos o sustancias estimulantes de los diferentes mecanismos de inmunidad, una alimentación sana con productos vegetales frescos y naturales y un régimen de vida activo, con ejercicio físico habitual.

Al no existir vacunas específicas para la gran cantidad de virus que dan lugar a estos procesos, la inmunidad frente se va adquiriendo de forma natural y progresiva.

- Relacionado: ¿Qué tomar para las defensas bajas?

Consejos para no enfriarse

Prevención ambiental. El frío no es causante de la enfermedad respiratoria. Pero sí hay que evitar los ambientes cargados, cerrados, mal ventilados con hacinamiento y calefacción excesiva. Evitar los cambios bruscos de temperatura. Poner humidificadores y hacer inhalaciones.

Prevención conductal. No fumar. Taparse la nariz al toser y estornudar. Es aconsejable, también, el lavado frecuente de manos y el uso de pañuelos desechables. Beber líquidos y agua en abundancia. Mantenerse bien hidratado. Si se está acatarrado, usar una mascarilla es un signo de cortesía hacia los demás.

Vida al aire libre. La vida al aire libre es una buena forma de prevención.  En ambientes abiertos, el contagio de las enfermedades respiratorias es menos frecuente que en ambientes cerrados. El ejercicio físico aeróbico mantiene el aparato respiratorio en mejores condiciones.

Alimentación. Una alimentación a base de alimentos frescos y naturales rica en verduras y sobre todo en frutas frescas, mejora el metabolismo del aparato respiratorio y aumenta la inmunidad.

- Relacionado: Por qué hacer ejercicio al aire libre en invierno

Más sobre: