raton gato

¿Ratón que te pilla el gato? ¡En este caso, no!

Un curioso vídeo viral muestra la divertida persecución de una rata a un gato que previamente había intentado darle caza

by Gtresonline

La eterna enemistad entre el gato y el ratón forma parte del imaginario colectivo desde tiempos inmemoriales. Desde nuestra más tierna infancia hemos aprendido que los gatos son los 'archienemigos' de los ratones; algo que ya veíamos en comics y dibujos animados tan populares como los de Tom y Jerry, los simpáticos personajes creados por Hanna-Barbera en los años 40, y que nos han hecho pasar momentos inolvidables. Pero siempre se ha mantenido una misma constante: a lo largo de la historia ha sido el felino -depredador por naturaleza- el que ha perseguido al roedor. Un 'detalle' que la realidad se ha encargado de desmentir. Así, recientemente hemos presenciado cómo cambiaban las tornas y era una rata la que hacía salir huyendo a un gato que intentaba darle caza.

Lee: La curiosa historia del gato que se coló en una pasarela

Este insólito acontecimiento se producía hace apenas unos días en las calles de Luxemburgo y se convertía en viral en muy poco tiempo gracias a las redes sociales. En las imágenes se puede apreciar cómo un gato negro de gran tamaño visualiza a su presa a una distancia considerable y sale de su escondite disparado hacía ella. Pero con lo que no contaba era con que esta le plantaría cara, intentando, incluso, morderle. Asustado, el gato retrocede y comienza a saltar, terminando por correr despavorido para que su 'acosadora' no le dé alcance.

 

La divertida y (rapidísima) persecución dura varios segundos, en los que los viandantes no pueden salir de su asombro ante la extraña escena. Sin duda, una valiosa lección que hará que el minino se lo piense dos veces antes de abalanzarse otra vez a por un ratón. Pero, aunque parezca mentira, lo cierto es que esta peculiar 'victoria' no está exenta de base científica.

¿Quién ganaría en una batalla de gatos contra ratones?

De este modo, un reciente estudio publicado en la revista Frontiers in Ecology and Evolution ha rastreado el comportamiento de un grupo de cinco gatos callejeros de Nueva York en convivencia con una colonia de ratas. Su objetivo no era otro que determinar el impacto de los felinos en un ecosistema urbano. Algo que no hizo otra cosa que demostrar que estos no resultan tan eficaces como método de control de plagas como se cree, aunque sí suponen una gran amenaza para otros animales del entorno urbano como las aves.

Lee: ¿Es necesario darle leche a los gatos?

Los investigadores monitorizaron a través de cámaras de vídeo y microchips a los animales durante dos meses y los resultados no pudieron ser más sorprendentes. A lo largo de todo ese tiempo, los gatos tan solo participaron en 20 situaciones de acecho y 3 intentos de depredación, de los cuales solo uno acabó en éxito. Unos datos de los que se extrajo la conclusión de que las ratas modifican su comportamiento ante un peligro inminente haciéndose menos visibles. Por su parte, si no se dan las circunstancias adecuadas para la caza, los gatos terminan por perder el interés al enfrentarse a unas presas potencialmente peligrosas y optan por buscar otra fuente de alimento menos arriesgada.