vinagre

Remedios caseros: el vinagre, un poderoso multiusos para el hogar

Alternativas baratas, ecológicas y responsables con el medioambiente que se convertirán en tus grandes aliadas a la hora de realizar tareas domésticas

by Gtresonline

Es barato, lo tienes en casa y sirve para mucho más que una ensalada. El vinagre (blanco) es uno de esos productos multiusos que debería estar en cualquier hogar. Quita el óxido, la cal, las manchas de agua de la madera, combate los malos olores y abrillanta cualquier superficie gracias al ácido acético, una sustancia que le da ese característico olor y sabor agrio. Sus propiedades antisépticas, antivirales y antifúngicas lo convierten en un elemento perfecto para tratar problemas de salud y de índole estética. Pero también pueden convertirse en uno de tus grandes aliados a la hora de realizar las labores domésticas. Desde la colada, la desinfección de electrodomésticos o la limpieza de muebles y suelos de madera.

Descubre las otras utilidades de este preciado 'condimento' y haz tu vida más fácil con estos remedios caseros.

Como quitamanchas y suavizante para la ropa

Combinado con el bicarbonato de sodio (otro de los productos indispensables en la alacena de cualquier hogar), el vinagre eliminará esas horribles manchas amarillas que aparecen en la ropa debido a su uso o al paso del tiempo. Añade vinagre y bicarbonato a partes iguales en un recipiente y remueve bien. Aplica sobre la mancha de forma localizada y deja actuar durante aproximadamente una hora. Pasado este tiempo, frota con un cepillo y la mancha habrá desaparecido.

También puedes sustituir de tu colada el suavizante industrial por vinagre. A la hora de poner la lavadora, llena aproximadamente media taza con vinagre y viértela en el compartimento en el que tradicionalmente se coloca el suavizante. Tu ropa saldrá limpia, mucho más suave y los colores de tus prendas tendrán un aspecto mucho más vívido.

Como desincrustante y desinfectante para el horno

Sirve para todos los electrodomésticos, aunque quizás, al que menos atención se le preste sea el horno. Este truco, además de rápido es efectivo. Para ello, solo necesitas un poco de vinagre y de agua, una esponja con estropajo y una bayeta o trapo de microfibra. Empapa la esponja con vinagre y frota sobre las rejillas, si tienen mucha suciedad, retíralas del horno e introdúcelas en un barreño con agua y vinagre durante 15-20 minutos para que se despegue la costra de grasa. En cuanto al interior del horno, utiliza la esponja y el estropajo para desinfectar y limpiar las paredes. Para finalizar, seca las paredes y rejillas con la ayuda de la bayeta.

Para limpiar la madera

Tanto para muebles como para parqué. Mezcla en un cubo una generosa cantidad de agua y vinagre y lava con la ayuda de un trapo o fregona tus productos y suelos de madera. El vinagre no solo actuará sobre ellos como desinfectante, sino que, además, les devolverá el brillo que tenían el primer día. Si el agua está caliente en lugar de fría la limpieza será mucho más profunda y, retirar las manchas o suciedad que pudiera haber en tus muebles o suelo, mucho más fácil.