estres-laboral-cronico

4 pasos para que el estrés laboral no te supere

El día a día en el trabajo camina de la mano con el estrés y, si dejamos que este persista en el tiempo, puede acarrearnos problemas graves de salud. Así, es fundamental conocer las claves para combatirlo.

by hola.com

¿Has experimentado alguna vez estrés laboral? ¿conoces a alguien que lo padezca a día de hoy? Es muy probable que la respuesta a estas preguntas sea afirmativa ya que, según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a 815 trabajadores de entre 24 y 65 años, actualmente en España, un 27% de los trabajadores está en riesgo de sufrir estrés laboral crónico. Especialmente si trabajas como militar, bombero, piloto, policía, organizador de eventos, reportero, sanitario o ejecutivo, las posibilidades se multiplican ya que, están consideradas las profesiones más estresantes.

-Lee: 5 señales del estrés en tu boca

¿Cómo saber cuando el estrés se convierte en algo peligroso para nuestra salud?

Las personas que sufren estrés laboral crónico, es decir, aquel que es constante y persiste en el tiempo, tienen la sensación de sentirse alejadas tanto de su familia y amigos como de su propio trabajo. Esto afecta no solo a su motivación y rendimiento laboral, sino a algo más importante como es su salud física y mental. A diferencia de otros tipos de estrés más leves que se pueden contrarrestar con conductas saludables, sufrir estrés crónico acarrea consecuencias negativas como ansiedad, insomnio, dolor muscular y debilitamiento del sistema inmunitario entre otras muchas.

-Lee: Trucos para rebajar el estrés

El estrés puede ser originado por diferentes motivos, pero, sobre todo, se ocasiona de forma inconsciente y es provocado por uno mismo. Así, al igual que lo creamos también podemos gestionarlo o, incluso, acabar con él. Por eso, y teniendo en cuenta que es alto el porcentaje de personas que lo padecen, hemos hablado con la psicóloga de Blua de Sanitas, Grecia de Jesús Araujo, para que nos cuente cómo prevenir y afrontar estas situaciones.

Cómo cortar de raíz con el estrés.

Adquiere hábitos saludables.

Es fundamental tener hábitos saludables para prevenir cualquier tipo de problema tanto físico como emocional. Los deportes que incluyen la meditación, como el yoga, nos aportan más estrategias para gestionar el estrés. Por otra parte, dependiendo de la personalidad de cada uno, un deporte más intenso como el crossfit, el boxeo o las pesas también puede proporcionarnos un gran alivio. No obstante, es recomendable evitar este tipo de ejercicios a última hora del día para que la excitación del deporte no afecte a nuestro sueño.

Además, según la psicóloga, las comidas deben ser variadas, aunque deben predominar las frutas y verduras y deben ser menos frecuentes los alimentos grasos, ya que, nos van a aportar mayor energía y sensación de agilidad.

-Lee: ¿Sabías que existe una relación entre el estrés y el magnesio?

Párate a respirar.

“Para conseguir relajarnos es importante tener conocimientos sobre cómo regular la intensidad de nuestras emociones. Las técnicas más utilizadas son la respiración diafragmática y la relajación progresiva de Jacobson”, explica la experta. Se ha demostrado que la respiración reduce el ritmo cardiaco y ayuda en la batalla contra la ansiedad. Darse a uno mismo unos minutos para sentarse y respirar profundamente puede cambiarte el día.

Además, cuando el estrés es excesivo, la creatividad se bloquea por completo. “Es necesario aprender a relajarse para apaciguar la corteza cerebral y generar ondas alfa, para poner plena conciencia en la zona profunda de la región subcortical del cerebro, creando un puente hacia la zona límbica donde se generan las nuevas ideas”, aclara.

-Lee: Baños de bosque, la terapia japonesa que cura el estrés

¡Organízate! Escribir tus tareas a mano puede ayudarte.

Adquirir técnicas de organización es importante cuando nos sentimos sobrecargados de tareas. Por eso, es recomendable escribir un listado con todas las cosas que tenemos que hacer y ordenarlas según la prioridad y urgencia. Aquellas actividades que no sean ni prioritarias ni urgentes se dejarán para el final y, si por tiempo es difícil llegar a cumplirlas, debemos ser capaces de posponerlas o delegarlas en otra persona. Esto, además de ayudarnos a recordarlas mejor, hará que tengamos una idea visual sobre el tamaño de la lista.

“Por otra parte, es fundamental guardar en nuestra rutina un tiempo para nosotros mismos, para cuidarnos y para disfrutar de las actividades de ocio, así como actividades agradables con familiares o amigos”, recomienda.

-Lee: Apps que te ayudará a ‘desconectar’ y a aliviar el estrés

¡Fuera negatividad!

Gestionar los pensamientos negativos puede ser un aspecto clave para combatir el estrés, ya que, este tipo de pensamientos son muy comunes cuando lo padecemos. Es importante no dejarnos guiar por los mismos y para ello, lo que podemos hacer es centrarnos en vivir el aquí y el ahora, y buscar soluciones prácticas a los problemas cuando el momento lo requiera.

Lo más importante en estas situaciones es saber identificar la causa de estrés, gestionar nuestras emociones para reducir la intensidad de las mismas con técnicas de relajación y posteriormente, buscar soluciones al conflicto. “Sobre todo, debemos relativizar, es decir, poner freno a esos pensamientos tan catastróficos y sacar aspectos positivos que nos permitan ser más realistas. Esto podría resumirse en inteligencia emocional. También es muy útil el autoconocimiento, es decir, conocernos a nosotros mismos con nuestras fortalezas y debilidades para poder actuar de manera más asertiva ante los conflictos”, concluye la psicóloga de Sanitas.

-Lee: Cómo utilizar el estrés para ser más felices