Dieta antiestrés: qué comer para controlar y reducir la ansiedad

Existen alimentos que, por su composición, nos pueden ayudar a disminuir los estados de ansiedad y nerviosismos que suelen acompañarnos en estos primeros meses del año. La idea de cumplir objetivos y conseguir llegar a todo nos agota y puede estar mermando nuestra salud. Alíate con esta dieta antiestrés

by Blanca García-Orea

Todo cambio implica una adaptación, lo que suele venir acompañado (en la mayoría de las ocasiones) de cierto estrés. Y, aunque ya llevamos un mes de recorrido en este 2019, la ansiedad por conseguir los objetivos que te has impuesto puede afectar a tu salud más de lo que te imaginas. Por eso, para intentar evitar que esa sensación de no saber si podrás cumplir con todo y, sobre todo, que no te afecte de forma negativa física y emocionalmente, vamos a darte algunas herramientas alimentarias que favorecerán el llamado eustrés o estrés positivo. Seguro que te será mucho más fácil cumplir tus metas.

En primer lugar, tienes que saber que, en situaciones de estrés, el organismo necesita un mayor número de recursos energéticos, ya que consume más nutrientes. Si se los proporcionas a través de alimentos naturales, evitarás caer en tentaciones impulsivas y comer alimentos procesados con exceso de azúcar, sal o grasas hidrogenadas. Por eso, te damos una lista de lo que podemos llamar alimentos antiestrés:

  • Cereales integrales: contienen hidratos de carbono complejos que te ayudarán a controlar mejor la ansiedad, pues este tipo de nutrientes suministran glucosa al cerebro, encargada de mantener más estable nuestro estado de ánimo. También aumentan la absorción de triptófano: un aminoácido esencial para que el organismo fabrique serotonina (la llamada hormona de la felicidad), que, en su 90%, se produce en el intestino, una razón más para cuidarlo con este tipo de productos.
  • Legumbres: nos benefician con sus hidratos de carbono complejos y su aporte en vitaminas del grupo B, necesarias para un correcto funcionamiento del sistema nervioso. Además, son ricas en fibra y magnesio, uno de los minerales que nuestro cuerpo más consume cuando estamos estresados.
  • Semillas: como las de sésamo, chía, lino o calabaza. Son ricas en magnesio y aportan, al igual que en el caso anterior, mucho triptófano. Pero estas, además, tienen Omega 3, cuya carencia provoca nerviosismo.

dieta-antiestrés-avena-chia-frutos-rojosVER RECETA

Paso a paso: bol de semillas de chía y copos de avena antioxidante

 

  • Frutas y verduras: ricas en vitamina C, que necesitarás reponer siempre en situaciones de estrés. Las que tienen color morado son antioxidantes naturales que favorecen la creación de serotonina. Las de color verde, por su parte, aportan magnesio; y una de las más recomendadas es, sin duda, el plátano: contiene potasio, triptófano y, si no está demasiado maduro, aporta un almidón que alimenta las bacterias encargadas de regenerar la flora intestinal.
  • Frutos secos: sobre todo, nueces y pistachos, ya que favorecen el funcionamiento del corazón. Todos ellos son, además, muy ricos en magnesio.
  • Productos fermentados: como son el kéfir, el vinagre, el miso, el tamari o bebidas como la kombucha; que, alimentando la bacterias del intestino, contribuyen a mantener su estado óptimo.
  • Tubérculos y raíces: como las patatas, el boniato, la calabaza o la yuca; pues al igual que en el caso de los cereales integrales, poseen hidratos de carbono complejos.
  • Chocolate: sí, es muy bueno en estos casos, ya que aporta al cerebro las sustancias que producen placer y bienestar. Además, es rico en magnesio. Elige siempre los que tengan, como mínimo, un 70% de cacao.
  • Pescado azul: sus grasas ayudan a reducir la liberación de cortisol, la hormona que se genera con el estrés. Por eso, es una muy buena opción para tus cenas, pero eligiendo los de tamaño más pequeños.

pescado-azul-tomates-dieta-antiestres

Paso a paso: filetes de pescado con tomatitos cherry

Más sobre: