Menopausia y nutrición: ¿por qué alimentos apostar?

Durante este período es recomendable potenciar el consumo de algunos productos y limitar el de otros

por hola.com

Hay algunas afortunadas que, con la llegada de la menopausia, apenas notan sus incómodos ‘efectos derivados’. Su día a día prácticamente no se ve afectado por ningún trasntorno físico o emocional. Sin embargo, hay otras muchas mujeres que sí padecen estos síntomas, viendo cómo se prolongan a lo largo de meses e, incluso, años.




En este sentido, la alimentación representa un papel muy importante de cara a mitigar esos síntomas, producidos por los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona (hormonas sexuales femeninas).

Dado que la llegada de la menopausia suele ir ligada a dolencias como la osteoporosis, es habitual asociar esta etapa de la vida de la mujer con la recomendación del consumo de alimentos ricos en calcio (especialmente, productos lácteos desnatados). También la soja (al ser rica en isoflavonas, compuestos naturales que ayudan a la regulación de estrógenos) es comúnmente recomendada.

Pero hay también otros muchos consejos que, a nivel nutritivo, se pueden seguir. El doctor en quiropráctica y orientador en salud Ata Pouramini (de la clínica valenciana ‘Quiropractiq Valencia’) nos ofrece algunas recomendaciones a tener en cuenta a la hora de sentarse a la mesa:

  • De cara a prevenir o mitigar los sofocos es importante decir ‘adiós’ al alcohol y la cafeína.
  • También hay que evitar las comidas copiosas y muy tardías que, después, desencadenan en los pesados sudores nocturnos.
  • Es preciso moderarse con el azúcar. Los alimentos que lo contienen en altas cantidades te harán sentir a la larga mucho más cansada por los picos de insulina, que luego harán bajar tus niveles de azúcar en sangre.
  • Hay que evitar el sobrepeso: alimentos como verduras, legumbres, cereales integrales y la carne de pavo te ayudarán con la báscula.
  • Los alimentos que contengan vitamina E y minerales como calcio (del que hablábamos antes) y zinc contribuyen a normalizar los desarreglos hormonales.
  • La hidratación es fundamental. Recuerda: agua, agua y agua.
  • Otros alimentos recomendados: semillas de calabaza y de girasol, frutos secos crudos (especialmente nueces y almendras), y pescados azules.
  • Es importante limitar la ingesta de sodio, muy especialmente si existe hipertensión arterial.
  • Por supuesto, no fumar y hacer ejercicio de manera periódica.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.