¿Estás a dieta?, ¿eres sedentario?, ¿prácticas deporte a menudo?... ¡Así debe ser tu desayuno!

La nutricionista Sandra Garrigós nos da algunos consejos relacionados con la primera comida del día, en función de nuestro ritmo de vida

por hola.com

Ya te hemos contado en más de una ocasión que, para que un desayuno sea sano y equilibrado, no deben faltar en él las frutas, los lácteos y los cereales. De esta manera, podremos afrontar la jornada con la energía y los nutrientes necesarios. Esta es una pauta de alimentación más que recomendable y útil a nivel genérico.




Lo que hoy queremos proponerte son pequeñas variaciones de esa pauta genérica, en función de nuestros hábitos y ritmo de vida. Así, la primera comida del día no deberá ser exactamente igual en caso de que practiquemos mucho deporte, seamos más sedentarios, o deseemos cuidar la línea… Estos son los consejos que, en este sentido, nos propone la nutricionista y dietista Sandra Garrigós, asesora de la conocida marca de zumos 'Granini':

PARA LOS MUY ACTIVOS:

Para aquellas personas que acostumbran a realizar actividades deportivas, recomendamos un bocadillo -de unos cuatro dedos de grosor- de pan integral, con una loncha de queso manchego fresco y zumo de melocotón.

-El bocadillo con queso nos aportará hidratos de carbono y proteínas de alto valor biológico. Los primeros aportan energía y las segundas intervienen en la función y reparación muscular post-ejercicio. Por su parte, el calcio presente en el queso participa en la contracción muscular. Por este motivo se trata de nutrientes muy recomendables para deportistas.

-El melocotón nos proporcionará azúcares propios de esta fruta, es decir la energía necesaria antes de hacer ejercicio y justo después, para reponer las reservas. De la composición del melocotón destaca su gran contenido en potasio, mineral necesario para mantener en estado óptimo la función muscular. Además, contiene una gran cantidad de carotenoides, con función antioxidante, que protegen a nuestro organismo de los radicales libres y son esenciales para la visión, el buen estado del cabello, la piel, los huesos y el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

PARA LOS MENOS ACTIVOS:

Aquellos que no tengan por costumbre practicar mucho deporte pueden optar por un desayuno más ligero, que incluya un yogur desnatado con cereales integrales y zumo de naranja.

-El yogur nos aporta probióticos, que son microorganismos vivos que forman parte de la flora intestinal y que, tomados en cantidades adecuadas, ejercen beneficios para la salud, entre los que podemos destacar la modulación del sistema inmunitario.

-Los cereales integrales aportan fibra, vitamina E, magnesio y ácidos grasos esenciales.

-La naranja tiene un alto contenido en vitamina C, vitaminas del grupo B, ácido fólico y carotenos, lo que le proporciona un gran poder antioxidante, evitando la oxidación celular y mejorando el funcionamiento del sistema inmunológico.

PARA QUIENES DESEAN CUIDAR LA DIETA:

Aconsejamos un vaso de leche desnatada, un par de tortitas de arroz con una loncha de jamón dulce y zumo de piña.

-La leche desnatada tiene un bajo contenido en grasas saturadas, lo que la convierte en un alimento idóneo para aportar calcio sin proporcionar una gran cantidad de calorías.

-Las tortitas de arroz, aportan carbohidratos complejos y su contenido energético es bajo.

-La piña es ideal cuando se trata de cuidarnos, puesto que contiene una gran cantidad de agua, y al ser rica en potasio, tiene propiedades diuréticas y depurativas que ayudan a que nuestro organismo elimine las toxinas a través de los líquidos. También tiene una gran cantidad de vitamina C. Además contiene una sustancia, llamada bromelina que actúa como una enzima, es decir, ayuda a digerir los alimentos que consumimos, lo que contribuye a facilitar el proceso de digestión y la hace una fruta excelente para comenzar el día de forma ligera.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.