Ganar la batalla al colesterol, ¡es posible!

Si quieres conseguirlo no pierdas de vista este práctico decálogo

por hola.com

Quien más y quién menos, todo el mundo sabe qué tiene que hacer para mantener el colesterol a raya. Sin embargo, son muchas las personas que cuentan con unos niveles de esta sustancia superiores a lo recomendable (este parámetro de colesterol total, compuesto por el colesterol ‘bueno’ o HDL, y el ‘malo’ o LDL, no debe superar los 200 puntos, según la comunidad médica). ¿Qué ocurre entonces? Que muchas veces nos autoengañamos pensando que no es tan grave, o simplemente miramos hacia otro lado, obviando la realidad. Una conducta realmente equivocada, teniendo en cuenta hasta qué punto un colesterol elevado puede llegar a comprometer el correcto funcionamiento del corazón.




Es por ello que, en esta sección de Nutrición, no nos cansamos de hacer referencia a las pautas de alimentación adecuadas para ganarle la batalla al colesterol alto. Unas pautas que no por consabidas, son menos eficaces. Éstas son algunas de las más importantes:

  • Cereales sí, bollería no. Especialmente cereales integrales, por su aporte en fibra. La bollería, sin embargo, es rica en azúcares y grasas saturadas, por lo que no resulta recomendable.

  • Aceite de oliva sí, pero con moderación: entre 3 y 5 cucharadas soperas como promedio.

  • Frutas y verduras, fundamentales. Son ricas en fibra, vitaminas y antioxidantes.

  • Carnes sí, pero con prioridad de las más magras (conejo, pollo, pavo…). No más de 1-2 raciones diarias.

  • Pescado sí, especialmente azul. Como te contábamos hace escasos días, los ácidos Omega 3 presentes en su composición son beneficiosos para la salud. Se recomienda priorizar el consumo de pescado frente al de carne (y consumir un mínimo de dos raciones semanales de pescado azul).

  • Marisco sí, salvo contraindicación. Si no existe ácido úrico elevado o gota, no hay motivo para no incluirlo en la dieta, pues la absorción del colesterol del marisco es limitada.

  • Lácteos, semidesnatados y desnatados. Se recomienda entre 2-3 raciones de lácteos al día. Uno de ellos puede ser una leche fermentada enriquecida con esteroles vegetales que actúan reduciendo los valores de lípidos en sangre.

  • Huevos, con mesura. La yema es particularmente rica en colesterol. Esto no quiere decir que tengan que desaparecer de la dieta. La recomendación: 3 huevos por semana.

  • Frutos secos (especialmente nueces) y legumbres, grandes 'aliados'. Aportan a la dieta importantes cantidades de fibra y antioxidantes , además de ácidos grasos insaturados, por lo que tienen un efecto cardioprotector. Se recomienda consumirlo dos o tres de veces por semana (una ración de frutos secos equivale a 30 gramos, o un puñado aproximadamente).

  • Además de todo esto, dos consejos igualmente recurrente (e igualmente eficaces para luchar con los niveles altos de colesterol): cocinar con poca grasa empleando técnicas como la plancha, la parrilla, cocina al vapor, al horno, al wok, en papillote… y no olvidar hacer ejercicio físico con regularidad.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.