Natalia Esperón recuerda su matrimonio con Pepe Bastón: ‘Fue la mejor experiencia que tuve en ese momento’

Durante su visita al programa 'Miembros al aire', la actriz habló de la buena relación que sostienen con el papá de sus hijos

Por Tania Galván

Como parte de su regreso a la actuación en proyectos como Corazón Guerrero, Natalia Esperón ha retomado también su actividad como talento de Televisa asistiendo como invitada a programas como Montse & Joe y Faisy Nights donde ha brillado por su simpatía. Como parte de estas invitaciones, anoche, la actriz se convirtió en la invitada estelar de Miembros al Aire donde se reencontró con grandes amigos como Raúl Araiza y El Burro Van Rankin. Fue en esta emisión donde la actriz dio detalles del retiro temporal que realizó hace unos años para disfrutar de su papel como mamá y de la gran relación que tiene con Pepe Bastón, su exesposo y papá de sus tres hijos: Natalia, Mariana y José.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Durante esta conversación con los conductores de este programa, Natalia reconoció que la decisión de alejarse de la televisión fue porque, en ese momento, sus hijos requerían su completa atención: “A propósito no fue, fueron necesidades de mis hijos y de repente te das cuenta y ya pasaron 8, 9 años y piensas que todo sigue igual y no, todo ha cambiado. Fue muy bonito reencontrarme con gente que yo quería mucho, ver que me sigue encantando actuar y redescubrir que sí es mi pasión, de verdad, sí es lo que me gusta”, puntualizó. Natalia recordó la telenovela que realizó antes de alejarse del medio fue nada más y nada menos que con Eiza González: “Lo último que hice fue Mujeres Asesinas y Amores Verdaderos, 8 años, casi 9”.

VER GALERÍA

Ahora que sus hijos han crecido -Natalia, su primogénita, tiene 26 años, mientras que Mariana y José, los menores, cumplieron 19 años- la actriz quiere retomar por completo su carrera en la actuación y está lista para vivir nuevas experiencias en lo personal, como debutar como abuela, un anhelo que espera se le cumpla pronto: “Creo que esa área de mi vida (la maternidad) está increíble, pero quiero seguir desarrollando esa otra área también, la profesional. Próximamente, a lo mejor, soy abuela”. A un año de la boda de su hija Natalia, la actriz ya sueña con ver crecer a la familia: “Cuando yo veo a mi hija que está con sobrinitos me conmueve muchísimo, sí es un deseo enorme. Es padre ver que se están realizando, veo a Natalia hacer su familia, ahora me toca a mí seguir con mi vida, descubrir cosas, ahora ya no peleo por las protagonistas, ya disfruto ser actriz de soporte”, agregó.

En ese mismo tenor familiar, Natalia se mostró muy sincera a la hora de hablar de la relación que sostiene con el papá de sus hijos, Pepe Bastón, de quien se divorció cuando Mariana y José, sus hijos menores, tenían apenas un año y medio de edad: “Súper bien, bastante bien, digo, es una relación que se ha trabajado, al principio, cuando te divorcias no es la mejor, por eso te estás divorciando, pero conforme va pasando el tiempo vas asumiendo tú 50%, porque una relación es de dos, si finalmente las cosas no funcionan es por los dos. No es un fracaso, simplemente, fue la mejor experiencia que tuve en ese momento, es el papá de mis hijos, es un excelente papá, una excelente persona y lo quiero mucho”, dijo la actriz sobre su ex quien, actualmente, está casado con Eva Longoria.

VER GALERÍA

Feliz con su familia moderna

Aunque Natalia siempre ha preferido mantener los detalles de su vida personal en privado, el año pasado, le confesó a los medios de comunicación que, no solo se lleva muy bien con su exesposo, sino que también es cercana a Eva Longoria: “¡Claro! Tenemos la mejor relación, somos una familia muy moderna. Somos muy afortunados, porque tenemos una familia muy bonita”, comentó en entrevista para Sale el Sol. Durante este encuentro con la prensa, Esperón también confesó que, en su casa, Santiago, el hijo de Pepe y Eva, tiene un lugar muy especial: “A Santi lo amamos, lo adoramos, es lo máximo”, comentó sobre el hermanito de sus hijos. Por último, también resaltó su labor como suegra: “Soy súper buena onda, mi hija está feliz casada y espero ser abuela pronto, pero bueno esas cosas son de Dios. Estoy contenta con el trabajo y con mis hijos”, finalizó.