‘Quiero pasar el resto de mi vida con ella’, Fernando del Solar nos confesó sobre su esposa en nuestra última entrevista

El conductor concedió a ¡HOLA! una charla exclusiva en la que él y Anna Ferro nos dieron detalles de su inolvidable boda frente al mar

Por Tania Galván

Después de que se confirmara la noticia del sensible fallecimiento de Fernando del Solar echamos un visto a nuestro archivo para recordar la última conversación sostuvo con ¡HOLA! A lo largo de su carrera, el conductor confió varias veces en nuestras páginas para compartir importantes acontecimientos en su vida, como su boda con Anna Ferro, realizada en Cancún, en abril pasado, un año después de su compromiso. En aquella ocasión, el presentador y su esposa contaron los detalles más lindos de su enlace para el que la novia usó tres vestidos, uno para la ceremonia maya con la que se juraron amor eterno frente al mar, otro para la ceremonia civil donde la pareja se convirtió en marido y mujer ante la ley en compañía, únicamente de 4 testigos, y uno más, que lució en las fotos que los novios compartieron, en exclusiva, para nuestros lectores.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

-¡Muchísimas felicidades! ¿Qué los llevó a decidir celebrar su boda en esta forma?

Fernando: “Hace poco más de un año le entregué el anillo de compromiso a Anna y por temas de pandemia y los horarios de nuestros hijos y familia -que no coincidían- parecía que no nos casábamos nunca. Yo ya me moría de ganas de casarme con Anna y por eso decidí organizar todo para que fuera cuanto antes”.

Anna: “En diciembre hubo una “amenaza” sutil. Fer me dijo: ‘Creo que te voy a dar la sorpresa organizando todo lo de la boda sin avisarte’. Yo solo me quedé con cara de “shock” y le pedí que al menos me dijera para poder resolver lo del vestido”.

-¿Y la amenaza se cumplió?

A: “No, bueno, una semana antes de la boda me dijo: “Nos vamos a ir a Cancún. ¿Qué te parece si nos casamos allá?”

-Fernando, entonces entre tus habilidades ya podemos considerar las de “wedding planner exprés”… 

F: “Sí, una semana antes de la boda comencé a hacer algunas llamadas y poco a poquito se fue armando todo. Coincidió que mis amigos en el Breathless estaban recibiendo a Gustavo Pucheta, un diseñador argentino espectacular que tiene vestidos y trajes de novio. Cuando me mandaron las fotos solo rogábamos porque nos quedaran. Luego llamamos a algunos amigos en Cancún para pedirles que fueran nuestros testigos. Literalmente, de una semana para otra se armó todo, así que nos fuimos corriendo a comprar anillos y el día de la boda en la mañana estábamos midiéndonos lo que usaríamos”.

-Anna, generalmente la novia es quien se encarga de organizar la boda. ¿Dejar todo en manos de tu prometido fue un problema?

A: “No. Cuando me dijo que él se haría cargo yo solté el control completamente y todo fluyó”.

-Con los preparativos a contratiempo, ¿los nervios se hicieron presentes?

A: “No, la verdad fue maravilloso. Con toda honestidad podría decir: mejor imposible. Creo que todo se hizo con tanto amor que transcurrió en total libertad.

F: “¡Fue mágico! Todo se dio perfecto, en el hotel nos organizaron la ceremonia civil y una ceremonia maya increíble”.

VER GALERÍA

-Dicen que cuando uno desea algo con todo el corazón, el universo conspira a favor. ¿Será esta la razón de que su boda fuera un sueño?

A: “Creo que cuando el amor es verdadero, las cosas se dan por sí solas. No hubo nada que nos estresara. Si me hubieran dicho: 'Anna no hay vestido', seguro refunfuñaba un poquito, pero estaba super segura del paso que iba a dar al convertirme en la esposa de Fer”.

-¿Cuál fue el momento más emotivo?

F: “Cuando la jueza me pidió pronunciar los votos frente a la mujer con la que pienso, quiero y voy a estar toda mi vida. Entonces le dije desde el corazón todo lo que estaba sintiendo en ese momento, para mí ese fue el “top” de la ceremonia”.

A: “Los votos y la entrega de los anillos porque fue como ponerle un sello bellísimo a nuestra relación”.

-¿Quiénes estuvieron presentes?

F: “Estábamos solo nosotros dos, el diseñador, la jueza y nuestros amigos: Mercedes Pérez Loeza, Alfonso Velasco, Juliette Laure y René Mey, que fueron nuestros testigos”.

-Entonces, la noticia tomará a muchos por sorpresa…

A: “Creo que al 80% de las personas, porque solo lo sabían nuestros papás, hermanos y mi hija. Incluso para los hijos de Fer va a ser una sorpresa”.

-Después de estos cinco de relación, ¿aquello que los enamoró uno del otro sigue siendo el motivo que los mantiene unidos?

A: “El amor y la admiración que descubrimos en la enfermedad, en la pandemia y que nos ayudó a integrar a nuestros hijos para formar un hogar está ahí y sigue creciendo. A Fer lo elijo hoy y siempre”.

F:Cuando la conocí me enamoré de sus chinos, su sonrisa, pero el amor se ha multiplicado porque Ana es una mujer compañera, que te contiene, te anima y nunca rehúye a la plática incómoda. Cuando hay que hablar fuerte y decir las cosas como son, ella se atreve. Eso hizo que esta relación crezca, madure y me haya llevado a decir: Quiero pasar el resto de mi vida con ella”.

VER GALERÍA

-¿Qué ingredientes incluyen en su día a día para alimentar el amor?

F: “Atención, lealtad, pasión, nunca irse a dormir enojados, aprender a negociar, una pizca de aprender a escuchar y un toque abundante de paciencia, una buena comunicación.

-Anna, ¿qué es lo que más admiras de Fernando?

A: “Su sentido del humor, que es un hombre comprensivo que cuando te abraza une tus partes rotas, sabe escuchar, amo todo su físico y su forma de ser”.

-Este nuevo título como marido y mujer, ¿cambia en algo su relación?

A: “El compromiso es el mismo, solo fue como decir “confirmo y te vuelvo a elegir una y otra vez”.

F: “Me siento el capitán del barco de esta familia con su carnet para conducir. El anillo fue como mi diploma para recibirme como el capitán”.

VER GALERÍA