Entre arte y diversión, así pasan Itatí Cantoral y sus hijos, sus días en Miami

Aprovechando que tenía compromisos de trabajo en la ciudad, la actriz acudió en compañía de su hijos, María Itatí y Eduardo

Por Tania Galván

Cada de que Itatí Cantoral tiene la oportunidad de viajar por trabajo, no duda en invitar a sus hijos y convertir la escapada en una de placer, tal como ocurrió con su visita a Miami donde fue convocada para realizar la promoción del próximo estreno en Estados Unidos de la telenovela La Mexicana y el Güero. Aprovechando que tenía que cumplir con sus compromisos en la ciudad, la actriz se dejó ver acompañada de su hija María Itatí y José Eduardo con quienes, tras asistir algunos programas de la cadena Univisión, disfrutó de los rincones más coloridos de la ciudad que les sirvió como telón de fondo para varias imágenes que los tres compartieron en sus cuentas de Instagram.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Tras asistir al programa El Gordo y la Flaca, Itatí se dispuso a recorrer la ciudad con sus mejoras cómplices de viaje, sus hijos con quienes está muy acostumbrada a salir y conocer nuevos sitios. Debido a que Roberto Miguel vive en Guadalajara, donde está comenzando con su carrera como futbolista profesional, en los últimos meses ha sido el gran ausente en las escapadas con su mamá; sin embargo, cada que puede, se suma a los planes familiares en los que viajar juntos siempre ha sido una prioridad. Por esta razón, durante su visita a Miami, únicamente la vimos de la mano de su hija María Itatí y José Eduardo con quienes recorrió el corredor de arte Wynmood walls, donde reconocidos artistas del grafiti han plasmado sus obras.

Madre e hijos utilizaron estos pintorescos murales como fondo de las imágenes más especiales de este viaje en el que Itatí mostró un poco de lo divertida que suele ser cuando se trata de pasar tiempo con sus hijos. Hace unas semanas, durante una sincera entrevista que la actriz le concedió a su amigo Juan Soler, durante su visita al matutino Sale el Sol, Itatí describió cómo le gustaría que sus hijos la recordaron cuando ya no esté: “Me gustaría que mis hijos me recordaran como una mujer alegre, como una mujer amorosa, comprensiva, que le gustaba mucho su trabajo, trabajadora, como una mujer actriz, creativa, como una mujer que se recupera de sus errores, por sobre todas las cosas, amorosa, como una mujer que estuvo presente en sus vidas”, explicó.

En aquella entrañable conversación de amigos, Itatí le contó al argentino cómo era su relación con sus tres hijos. La actriz, explicó por qué tiene una relación tan cercana con su hijo José Eduardo quien, hace poco, decidió seguir sus pasos en la actuación: “Eduardo es mi mejor, se le da mucho más verbalizar las cosas, es más platicador, porque es actor, entonces es creativo y es muy fácil para hablar y él siempre me da los mejores consejos cuando tengo problemas, sentimentales, laborales, es muy bueno y muy objetivo”, explicó. Sobre su hijo Roberto, dijo que es la mente maestra detrás de su escultural figura: “Es el que te impulsa, es mi coach diario, porque como él es un deportista de alto rendimiento, todos los días me habla por teléfono. No te deja caer, también es un coach de vida”, reconoció.

VER GALERÍA

María Itatí su gran cómplice

Con 13 años de edad, María Itatí, su hija, se ha convertido en su gran cómplice de vida pues, debido a que es la más pequeña es quien todavía vive con ella y la acompaña en todos sus viajes, por lo cual, así tan cercanas como se dejaron ver en Miami, así son siempre: “¡Es una bomba! Ella es mi mejor amiga, nos hacemos la manicure, el tinte de pelo, el alaciado”, admitió Itatí sobre su relación con su hija durante la charla con Soler. En esta conversación, Itatí contó cómo disfruta cuando puede tener a los tres en casa: “No vivo con ellos, porque tienen 21 años y cada uno vive en un lugar diferente, por las carreras que eligieron, los dos están en la universidad y los extraño, me hacen mucha falta y cuando están conmigo, dormimos juntos los 3, es una cosa ridícula, yo en medio, ellos al lado, pero te voy a decir que cuando despierto al lado de ellos siento que la felicidad más grande que he tenido en toda mi vida es abrir los ojos y saber que están ahí conmigo, quizá porque ya no los tengo diario”, dijo.