Galilea Montijo confiesa cómo vivió la depresión post-parto: ‘Empecé a ver la vida blanco y negro’

La conductora recordó aquel episodio de su vida tras el nacimiento de su hijo Mateo, en 2012

Por Tania Galván

Tal como lo había prometido en su presentación como nueva conductora de Netas Divinas, Galilea Montijo se ha mostrado más transparente que nunca con episodios de su vida personal de los que no había hablado públicamente. En ese sentido, en la emisión de anoche, la conductora de Hoy, le confesó a sus compañeras cómo vivió la depresión post-parto tras el nacimiento de su hijo Mateo, hace 10 años. Más sincera que nunca, Galilea admitió que en aquel momento atravesó por un episodio de mucha ansiedad que combatió acudiendo al médico para que la ayudara a sobrepasar esta etapa guiada por expertos y así lo hizo.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Durante el episodio de Problemas mentales, del que se habló ayer en la emisión, Galilea contó cómo vivió la llegada al mundo de su hijo Mateo, abrió su corazón y recordó cómo fue que se dio cuenta que algo en ella no estaba bien: “A mí me dio depresión post-parto. Al tercer día que yo llegué con Mateo a la casa fue de: ‘ok, ¿ahora qué se hace?'. Empiezas a decir: ‘Por qué todo el mundo duerme y yo no puedo dormir’, yo sentía que los edificios se me venían encima empecé a ver la vida blanco y negro”, narró Galilea. También recordó que, aunque tenía mucha ilusión de alimentar a su bebé, no fue posible: “Yo no pude amantar, a mí me costó mucho esta parte, porque si algo ansiaba era tener este vínculo”, recordó.

VER GALERÍA

Galilea admitió que tras acudir al médico y recibir el tratamiento adecuado para la depresión post-parto, empezó a sentirse mejor: “El primer día que me tomo la pastilla, ese momento comencé a ver de colores, así lo platico siempre”. Aunque respeta la forma en que cada mamá enfrenta esta etapa, reconoció que, en su caso, el medicamento fue de mucha ayuda: “A mí el antidepresivo me ha cambiado por completo todo, por supuesto, unas cápsulas para dormir, que son naturales, también”, contó. Durante el programa, Galilea Montijo explicó por qué no le gusta actuar bajo los impulsos de las emociones: “No me gusta enojarme, porque me enojo muy feo y lastimo mucho con lo que puedo decir, por eso no me gusta enojarme. Qué miedo, porque los impulsos a mí me parecen terribles”, dijo.

Su debut como mamá

Fue en marzo de 2012 cuando Galilea Montijo recibió a su único hijo, Mateo, quien nació en Miami. En 2019, la presentadora concedió una entrañable entrevista al programa Hoy en la que, a corazón abierto, recordó el día en que debutó como mamá: “Tenía que estar 5:30 en el hospital, llego, a las 6:00 me empezaron a poner un suero que me daba unos dolores. Me acuerdo perfecto cuando íbamos entrando al quirófano, ya sabes yo diciendo: ‘Diosito, que todo salga bien’”. La presentadora reconoció que el momento en el que lo vio por primera ocasión fue conmovedor: “Yo lo único que quería era verlo, estaba muy ilusionada por conocerlo, ya cuando lo sacan, se detiene el mundo”, dijo.

VER GALERÍA

Ahora que Mateo ya es un niño de 10 años de edad, Galilea admite que echa de menos a su bebé: “Yo lo extraño mucho, yo sé que los hijos tienen que crecer, pero cómo lo extraño de bebito. Yo pienso que, si hubiera comenzado a tener a los hijos a los 30, yo sí hubiera querido tener unos tres, me hubiera encantado, pero ya ahorita olvídalo. El año pasado todavía le pregunté al doctor y me dijo: ‘Yo creo que no, ya es muy arriesgado, sobre todo que tu primer hijo fue a los 38 años'. Tampoco siento que me falte, me quedé con las ganas, sí, pero no creo que me falte, porque soy muy feliz con puro hombre en mi casa”, comentó en aquella entrevista la conductora.