La confesión de Galilea Montijo durante su debut en Netas Divinas: 'Todas mis relaciones fueron tóxicas'

La también conductora del programa Hoy expuso los motivos que la orillaron a permitir ese tipo de situaciones

Por Javier Garibay

Tal como lo prometió, Galilea Montijo hizo de su debut en Netas Divinas una grata experiencia que le permitió acercarse al público fiel de ese programa.  Sin filtros, la tapatía dio muestra de su soltura al conversar junto a sus compañeras, Natalia Téllez, Paola Rojas, Consuelo Duval y Daniela Magun, un instante de confianza en el que además hizo una confesión sobre un aspecto ligado a su vida sentimental, reconociendo que en el pasado también se enfrentó a las dificultades de tener relaciones tóxicas. La conductora del programa Hoy además habló de los motivos por los que de alguna manera normalizó ese tipo de circunstancias, aunque por fortuna con el paso del tiempo pudo tener claridad y establecer mejores relaciones.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Durante la transmisión, Galilea tomó la palabra luego de que le preguntaran qué era lo más tóxico que había hecho en una relación, a lo que respondió sin la menor duda. “Lo más tóxico, seguir en esas relaciones tóxicas…”, aseguró, para luego ahondar en una de las razones por las que asumió esa actitud. “¿Por qué yo permitía tanta relación tóxica? Claro, nunca vi una mamá, un papá cómo se llevaran en casa. Entonces para mí en el primer momento, donde yo descubrí… donde hubo de alguna manera esta parte toxica en una relación o una falta de respeto pues yo pensé que así era…”, confesó la presentadora, dando muestra del entendimiento de aquellas dinámicas que no le favorecieron del todo.

Con toda honestidad, Galilea admitió que en su pasado las cosas no marcharon tan bien en los asuntos del corazón por esa situación, revelando otros aspectos que la orillaron a normalizar ese tipo de convivencias. “Todas, todas mis relaciones fueron tóxicas de alguna u otra manera, porque lo permití, pensé que así era, porque me daba miedo estar sola, porque yo llegué aquí (a la Ciudad de México) a los 18, 19 años, sola, no conocía a nadie…”, dijo, recordando esos años en el que a la par soñaba con consolidar un nombre en el mundo del espectáculo. “Gané un concurso de belleza en 1993, entonces yo llego sola a una ciudad. No tenía amigos, no conocía a nadie y me daba miedo estar sola…”, confesó.

VER GALERÍA

Lo cierto es que, para Galilea, lo más importante es el hecho de haber evolucionado en la manera de concebir las relaciones sentimentales, algo que aplica a su presente, asumiendo la responsabilidad que a ella le corresponde. “La mayoría han sido muy tóxicas porque uno las permite, te gustan, no quieres estar sola. Ya casada sí tenemos nuestras discusiones, pero me di cuenta que sí me da mucha flojera pelear… sí contesto… hasta que te das cuenta: ‘¿A dónde voy a llegar en la discusión? A nada’…”, agregó Montijo, quien vive en este instante vive una etapa de estabilidad sentimental junto a su marido, Fernando Reina, con quien además tiene un hijo en común, el pequeño Mateo.  

Nunca dio la espalda a sus sueños

Meses atrás, Galilea Montijo habló de cómo incluso algunas de sus exparejas trataron de alejarla del medio del espectáculo, un sueño al que no renunció, pues este fue su mayor impulso para salir adelante y mirar la vida desde otras perspectivas. “Muchos, muschísimos. Era una cosa de: ‘Oye, me conociste haciendo tele, ¿por qué no voy a seguir haciendo tele?’… (Me decían) 'Pues es que sí me gustas tú, pero no me gusta a lo que te dedicas’…”, reveló en una de las entrevistas que comúnmente suele dar a los reporteros a las afueras de Televisa. “Nunca dudé seguir haciendo lo que a mí más me gusta…”. En ese espacio, la tapatía también reconoció el apoyo de su esposo Fernando, quien siempre la ha brindado su respaldo ante cualquiera de sus emprendimientos.

VER GALERÍA