Valentina Paloma confiesa que desea seguir los pasos de su mamá, Salma Hayek

La actriz también opinó sobre los deseos de su hija, quien además dedica su tiempo a realizar un voluntariado

Por Javier Garibay

Con tan solo 14 años, Valentina Paloma, hija de Salma Hayek y del empresario François-Henri Pinault, comienza a trazar algunos planes a futuro, dejando ver la enorme inspiración que ha encontrado en su famosa mamá. La jovencita abrió su corazón durante la charla que tanto ella como la actriz concedieron a las páginas de la revista Vogue, en donde ambas pudieron desentrañar algunos instantes de su vida y entorno familiar, como cuando suelen conversar en español. Valentina, quien no solo es heredera de la belleza y el porte de su progenitora, reconoce que también comparte su amor por el cine, algo que incluso podría llevarla en algún momento a incursionar en la actuación.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS  

Al preguntarle sobre cuál es su ilusión y si le gustaría dedicarse a la carrera de su mamá, Valentina respondió con claridad, dejando ver que entre sus pensamientos su amor y gusto por el séptimo arte es algo predominante. “Quiero cosas distintas, pero casi siempre me muevo entre cuatro. Me gustaría ser actriz y después directora, porque eso es lo que tiene sentido en mi cabeza…”, dijo, para luego explicar por qué razón considera importante explorar sus habilidades en tales facetas. “Además, creo que debe ser más complicado ser director si no tienes experiencia del otro lado de la pantalla, eso podría ayudar a dirigir…”, aseguró la joven, que por supuesto cuenta con el apoyo incondicional de su familia ante cualquier camino que desee tomar.

¿Qué piensa Salma de que su hija quiera seguir sus pasos?

Para Salma, guiar y encaminar a su hija en la consolidación de sus sueños es una tarea primordial, pero tiene muy presente que deben ocurrir ciertos procesos para que todo fluya de la mejor manera. “Yo he visto lo que puede hacer, pero al final cuando actúas de muy joven pierdes el anonimato. Creo que a nivel general lo mejor es mantener y tener una estrategia de vida que te permita tener una faceta artística, una profesional y otra como mujer, sabiendo que siempre una de esas cosas se arriesga un poco…”, señaló la veracruzana, quien mantiene una estrecha complicidad con su hija.

VER GALERÍA

Lo cierto es que de manera gradual, Valentina se familiariza con los reflectores y las dinámicas al interior del mundo del espectáculo, basta con recordar las ocasiones en que la adolescente ha desfilado por las alfombras rojas de la mano de su mamá. Por su lado, Salma se refiere con toda sinceridad a su faceta en la maternidad, una circunstancia que le cambió la vida por completo y que la llenó de enormes satisfacciones, aunque asegura que no resulta del todo sencillo. “Ser madre es maravilloso, pero también tiene sus cosas; por ejemplo yo siempre estoy preocupada, veo la ansiedad, problemas con salud mental, con el medio ambiente, la cantidad de drogas que aparecen…”, confesó.

El lado más sensible y humano de Valentina

Lejos de lo que implica ser hija de dos figuras públicas de gran renombre, Valentina Paloma no descuida su amor por apoyar a quienes lo necesitan, por lo que ha dedicado un tiempo de su vida a las labores en el voluntariado. “Creo que en mi caso lo que realmente me importa son las personas sin hogar, porque tengo amigas que no tienen una casa. Ahora en la escuela, hago un voluntariado en donde voy a una soup kitchen (comedor de beneficencia); ahí conocí a una mujer de L.A. que era mexicana y eso movió algo en mí…”, agregó para Vogue México y Latinoamérica. “Aprendí que cada persona que no tiene casa posee una historia distinta, todos asumen que no tienen hogar por las drogas o porque no trabajan…”, explicó.

VER GALERÍA