Pablo Lyle solicitó a la jueza que lleva su caso no renovar su fianza por 45 mil dólares

A través de sus abogados, el actor también pidió no ser monitoreado de manera electrónica

Por Javier Garibay

A tres años de que la vida de Pablo Lyle diera un dramático vuelco tras protagonizar un altercado vehicular en Miami, el actor sigue en espera de que se lleve a cabo su juicio, el cual ha sido postergado no solo por la pandemia, sino también por la falta de declaraciones de los testigos que debía presentar la defensa del fallecido Juan Ricardo Hernández, según dieron a conocer los abogados del actor en una audiencia llevada a cabo a principios de marzo, por lo que la jueza concedió más tiempo para cumplir con ese propósito. A un mes de ese encuentro virtual los litigantes de Lyle han hecho una nueva petición a las autoridades, esta vez solicitando la remoción del geolocalizador que le fue colocado para monitorear sus movimientos durante su arresto domiciliario, así como el retiro del pago de la renovación de la fianza que le fue impuesta por 45 mil dólares (poco más de 900 mil pesos mexicanos).

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Tal solicitud fue extendida en una nueva audiencia a la jueza que lleva el caso, Diana Vizcaíno, quien escuchó los argumentos de Philip Reizenstein, abogado de Pablo, alegando que su cliente no tiene ninguna intención de huir. “A él le fue impuesta una fianza en efectivo y portar un monitor electrónico, lo que ha hecho al menos durante dos años, hasta que sucedió el aislamiento por la pandemia y no hubo ningún problema con el monitoreo electrónico. Nuestra solicitud a la Corte es que le permitan continuar en libertad con el seguimiento electrónico sin ningún tipo de restricciones o requisitos monetarios adicionales…”, apuntó el experto en leyes, palabras e imágenes difundidas a través del programa televisivo Ventaneando.

En esa audiencia, Reizenstein justificó las razones de tal solicitud, siendo el asunto del monitoreo electrónico el primer elemento a tratar. “La primera razón por la que solicité a la Corte que reconsidere el uso del monitoreo electrónico es porque ya se demostró que todo lo que se le ha requerido que haga lo ha hecho. Él pudo haber viajado a México sin ser arrestado y no haber vuelto jamás. La segunda razón, y no puedo dar mayores detalles, pero durante los últimos seis meses, nosotros hemos solicitado algo que incluso de manera personal he tenido que costear, la mediación con los abogados de los familiares (del señor Hernández) con el propósito de resolver la participación de Pablo Lyle en el proceso civil, con la finalidad de llegar a un acuerdo en este punto”, dijo.

VER GALERÍA

Sobre la situación monetaria de Lyle

Al destacar que los familiares del fallecido solicitan una compensación monetaria, Reizenstein, de manera cuidadosa, habló de la situación económica de su cliente, a quien además no se le ha permitido trabajar durante este tiempo. “No hay dinero aquí, de hecho hay muy poco dinero porque el señor Lyle no trabaja desde antes de ser arrestado. Esta Corte se puede sentir segura de que el señor Lyle ha regresado cuando se le ha solicitado y ha cumplido con todas las medidas del arresto domiciliario, así que no debería ser de preocupación, ha asistido a las audiencias a la Corte, ha comparecido, nos estamos preparando para el juicio, y para este momento no hay ninguna razón para mantener una fianza monetaria…”.

A pesar del esfuerzo y los argumentos del abogado al presentar esta petición, según Ventaneando, la jueza no aceptó tales solicitudes, aunque reagendó una nueva audiencia para decidir si Lyle podrá librarse de la fianza que le fue impuesta. Entre otras cosas, se reportó que el actor estuvo presente de manera virtual durante esta sesión en la Corte, aunque no participó.

VER GALERÍA