Mauricio Ochmann y el duro relato sobre su padre adoptivo: 'Me lo arrebataron'

El actor recordó cómo fue que Memo, a quien así llamaba de cariño, le comunicó que no podría verlo más

Por Javier Garibay

Es uno de los galanes más exitosos del cine, la televisión y el teatro. Pero más allá de los logros alcanzados a lo largo de su trayectoria, Mauricio Ochmann tiene una historia personal no solo de instantes entrañables, sino también de episodios difíciles que lo marcaron para siempre, como el de la separación de su primer padre adoptivo, Guillermo Sánchez. Con el corazón en la mano, el actor habló como nunca de lo que ocurrió cuando siendo pequeño, por decisión de su madre, fue apartado de él, una situación que lo afectó emocionalmente y que le costó trabajo asimilar. Lo cierto es que con el paso del tiempo el amor entre los dos logró mantenerse intacto, pues el intérprete recuerda que fue Memo, como lo llama de cariño, quien lo apoyó y lo alentó a seguir adelante en la conquista de sus sueños por ser actor.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Sincero, Mauricio relató cómo fue el instante en que su madre adoptiva, tras mudarse de Estados Unidos a México, tomó la decisión de apartarlo de su padre adoptivo, siendo él mismo quien se lo comunicó en una de las visitas que hizo a la casa en donde vivían. “Yo habré tenido como unos 4 o 5 años, una cosa así, cuando Guillermo, en una de esas visitadas me dice: ‘Pues ya no te voy a ver porque tu mamá dice que te hago daño’. Me acuerdo perfecto, tenía una máscara (puesta) como de momia, de Halloween. Para mí ese es uno de los momentos más duros que he vivido, porque para mí era una ilusión y una emoción siempre que él llegaba a visitarme y lo que sí es cierto es que a mí me daban ataques de asma, yo adquirí como un asma emocional infantil, se me quitó a los 12, 13 años…”, reveló en entrevista con Yordi Rosado.

VER GALERÍA

El golpe emocional fue tan fuerte para Mauricio que asumió una actitud de enojo hacia su madre, pues a partir de ese momento la inestabilidad marcó el rumbo de su vida. “Fue una cosa como que decidieron por mí, esto como de que nadie me preguntó: ‘¿Quieres dejar de verlo? ¿Cómo te sientes? Nada. Como que me lo arrebataron y a mí me dolió muchísimo porque no lo vi durante muchísimos años. No dije nada, me acuerdo que lloré y lloré, me levantó la máscara, me abrazó, estábamos en un parque, y ya de ahí lo tengo bloqueado…Yo me enojé, me acuerdo que me resentí con mi mamá y me enojé con mi mamá por habérmelo arrebatado…”, contó.

VER GALERÍA

Desde ese entonces, Mauricio recuerda que se enfrentó a la búsqueda de su propia identidad, lo que lo llevó a colocarse el apellido de su segundo padre adoptivo, Thomas Ochmann, situación que generó confusión en una de las maestras de la escuela en la que estudiaba. “Yo sentía que no pertenecía a la casa en donde estaba… Yo era como que me estaba buscando, como que no entendía y no sabía en dónde estaba parado… De lo que sí me acuerdo es que en la escuela yo ponía Mauricio Ochmann pero en realidad yo era Mauricio Sánchez, legalmente…”.

Su último momento con Memo

Si de algo se siente orgulloso Mauricio es de su infinito amor por Guillermo, pues a pesar de haber sido separado de él siendo niño, ambos pudieron reencontrarse en algún momento. De hecho, el intérprete asegura que fue él quien lo apoyó en su sueño de convertirse en actor, por lo que lo recuerda con mucho cariño tras su fallecimiento en diciembre de 2020. “Hablé con él, íbamos a pasar Navidad juntos, le dio Covid, le había dado un infarto también, se le juntó todo… lo tenía como con oxígeno… Fue difícil porque Kai se acaba a de levantar, estaba conmigo, era el 28 de diciembre, el día de los inocentes, y me habló su novia, que yo no sabía que tenía… y me dice: ‘Ya se fue’…”.

Mauricio tiene presente que luego de recibir la noticia hizo todo para rendirle la más merecida de las despedidas a Memo, siendo él el único con la posibilidad de encargarse de toda la situación, por lo que Aislinn, su ex, se mostró comprensiva y le brindó su apoyo. “No lo podía creer, me solté llorando, organicé todo. Le tengo que agradecer muchísimo a Ais, le dije: ‘Memo se acaba de morir, necesito que me eches la mano porque soy el único que puede arreglar toda la situación y necesito volar hoy’, porque él vivía en Veracruz. Le pedí de favor a la novia que lo fueran embalsamando y todo el rollo, me tocó a mí llegar, verlo embalsamado, despedirme de él y luego lo cremamos y sus cenizas me las llevé al mar y tuve un momentito con él muy bonito…”, dijo.

VER GALERÍA