Sofía Rivera Torres: ‘Lo más bonito que me ha pasado en la vida ha sido mi hijastra’

La actriz abrió su corazón y reconoció que el vínculo que ha creado con la hija de Eduardo Videgaray es único

Por Tania Galván

Con la sinceridad que la caracteriza, Sofía Rivera Torres acudió al programa de internet Pinky Promise, conducido por Karla Díaz, donde abrió su corazón y habló como nunca de su papel como madrastra con la hija de Eduardo Videgaray, quien, reconoció, ha sido una gran sorpresa en su vida. Debido a que su esposo es muy cuidadoso con los detalles de su hija que comparte en redes, la presentadora también ha optado por la discreción cuando se refiere a la adolescente a quien ha podido cuidar y guiar como una verdadera madre: “Llegó a mi vida, a enseñarme muchísimas cosas, como que me creció un nuevo corazón para quererla”, dijo conmovida.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Durante la ronda de preguntas y respuestas que los suscriptores del programa envían a los invitados, Sofía no dudó a la hora de responder qué es lo más bonito que le ha pasado: “Lo más bonito que me ha pasado en la vida ha sido mi hijastra, la verdad. Fue una súper sorpresa que me dio la vida, yo sé que ella no la tuvo nada fácil”, respondió de inmediato. A grandes rasgos, Sofía compartió un poco de la historia de su hijastra: “El papá de Eduardo falleció cuando él tenía 10 años y cuando su hija -que sólo tiene una hija, no sé por qué piensan que tiene dos o tres- tenía 10 años también su mami murió de cáncer, como que vivieron la misma historia. Yo llegué a su vida dos años después y como que me tocó toda esa parte, de que ella iba entrando en la adolescencia, de que necesitas a una mujer ahí”, explicó.

VER GALERÍA

Sofía explicó que ha tenido mucha empatía con la joven, debido a que ella, de manera distinta, también sabe cómo se siente crecer con la ausencia de una mamá: “Irónicamente, de una manera completamente distinta, porque gracias a Dios mi mami está aquí conmigo, mis papás viven, pero yo vivía en San Diego cuando mis papás se separan y mi mamá se viene a vivir a México, exactamente, cuando yo tenía 11-12, entonces, de una manera totalmente distinta, yo viví una pérdida de madre a esa edad y yo sé cuánta falta me hizo”, agregó. La conductora admitió que antes de convivir con su hijastra tenía dudas sobre la maternidad: “A mí siempre me dio mucho miedo tener un hijo y pensé que yo iba a ser una terrible mamá”.

La presentadora reconoció que la hija de Eduardo llegó a su vida para cambiar por completo su concepto de la maternidad y la concepción que ella tenía de ese papel: “La verdad no tuve esa figura (materna) ahí cuando yo sentí que la necesité y de pronto llegó, -no puedo decir su nombre, porque nunca decimos su nombre, pero yo le digo Skwinkle, de cariño, como escuincla, porque si le digo su nombre se enoja, porque parece que la estoy regañando- y se me empezó a quitar un poquito el miedo de ser mamá y me di cuenta que es algo que me gusta y que soy buena”, reconoció.

VER GALERÍA

El mejor regalo de Eduardo Videgaray

Orgullosa de su papel de madrastra, Sofía reconoció que el amor que siente por la hija de Eduardo es muy auténtico, pues ha querido que la adolescente, a pesar de su historia de vida, no sienta esa falta de una figura femenina en su hogar, por esta razón, ambas han construido una relación como de madre e hija: “Tener esa conexión con alguien, de alguna manera, sentir que puedo darle eso que yo sé que a mí me hizo falta y que ella no lo tenga que vivir, a pesar de lo doloroso que fue lo que ella vivió, eso yo creo que ha sido lo más bonito que me ha pasado en mi vida y obvio, se lo debo a Eduardo”, finalizó.