Jamie Lynn, hermana de Britney Spears, califica a la cantante de 'errática y paranoica'

En una reciente entrevista, la joven también se defendió de quienes la acusan de no interceder por la cantante durante el tiempo en que se mantuvo bajo la tutela de su padre

Por Javier Garibay

Estos años, la vida de Britney Spears ha estado marcada por las crisis familiares, sobre todo a raíz de la batalla legal que sostuvo en la Corte contra su padre, James Spears, quien permaneció a cargo de su tutela por 13 años, logrando despojarse de la misma apenas en noviembre pasado. En medio de esta circunstancia, la relación con su hermana, Jamie Lynn, también se fracturó, pues mientras transcurría esta situación la chica fue acusada de no interceder por la cantante. Ante este panorama, la joven actriz tomó la decisión de romper el silencio en una reciente charla en televisión, a propósito del lanzamiento de su autobiografía titulada Things I Should Have Said, la cual estará disponible el 18 de enero, páginas en las que se refiere al comportamiento de la Princesa del Pop como de “errático y paranoico”.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Por primera vez, Jamie habló de los acontecimientos que impactaron su vida a lo largo de este tiempo, en específico de las acusaciones que recibió a raíz del tema de la tutela de Britney, defendiéndose categóricamente de quienes la señalaron por no tomar acción en su momento. “Cuando (la tutela) se puso en marcha yo tenía 17 años (y) estaba a punto de tener un bebé, así que no entendía lo que estaba pasando ni estaba concentrada en eso. Estaba concentrada en el hecho de que tenía 17 años y estaba a punto de tener un bebé…”, explicó en un instante de la entrevista que concedió al programa televisivo Good Morning America. “Yo (entendía) tan poco acerca de eso entonces, como lo hago ahora…”, agregó.

Jamie se dejó ver conmovida hasta las lágrimas en otro punto de la charla, en la que además afirmó que, a pesar de lo que pudiera creerse, ella hizo lo posible por apoyar a su hermana, luego de que en 2008 su padre asumiera el control sobre la cantante, decidiendo sobre sus finanzas y salud personal. “Siempre he sido el mayor apoyo de mi hermana, así que cuando necesitaba ayuda, establecía formas para poder hacerlo. Hice todo lo posible para asegurarme que ella tuviera los contactos que necesitaba para posiblemente seguir adelante y terminar esta tutela y simplemente terminar esto por toda la familia…”, afirmó.

VER GALERÍA

Cabe destacar que en su libro de memorias, Jamie califica el comportamiento de su hermana de “errático y paranoico”, por lo que al ser cuestionada al respecto, defendió el hecho de poder expresar cómo se sintió. “Era muy importante para mí, primero, honrar mi voz. (Me sentí como) Tengo que hacer esto o ¿de qué manera puedo esperar que mis hijas se defiendan por sí mismas?”, agregó en la plática, poniendo de frente su derecho a hablar de la situación que vivió durante esos años. “Puedo decir cómo me sentí porque eso importa. Importa que me dolió…”, afirmó. Entre otras cosas, abordó parte de los problemas que su padre tuvo con el alcoholismo, asegurado que esa situación le generó “tormento y tristeza”.

Afirma que intentó ayudar a su hermana

En la reveladora conversación, Jamie Lynn dio detalles del encuentro que sostuvo con el equipo legal que anteriormente tenía la Princesa del Pop, aunque esa decisión no la favoreció del todo, según contó en la charla con Good Morning America. “Incluso hablé con su… equipo legal previo y eso no terminó bien a mi favor. Di pasos para ayudar… pero cuantas veces pueda tomar los pasos sin que, tú sabes… ella tiene que cruzar la puerta…”, dijo. En ese mismo espacio, Jamie reveló que Britney la buscó en algún momento para asegurarse de que sus dos hijos, Sean y Jayden, estuvieran bien atendidos. “Hubo un momento en que mi hermana me preguntó… si yo sería la persona que asegurara que sus hijos obtuvieran lo que necesitaban…”, dijo.

VER GALERÍA