El Chicharito rompe el silencio tras su separación: 'No era la mejor pareja...no era el mejor padre'

Habló por primera vez de la depresión que sufrió cuando falleció su abuelo, el futbolista Tomás Balcázar, su gran inspiración en la cancha

Por Tania Galván

Más sincero que nunca, Javier Hernández Chicharito concedió una de las entrevistas más especiales de su carrera al medio especializado en deportes, The Ringer, donde habló por primera vez del proceso profesional y personal que atraviesa desde el año pasado, luego del sensible fallecimiento de su abuelo, el legendario jugador de fútbol, Tomás Balcázar, situación que, según describió, lo llevó a atravesar una profunda depresión que le provocó dificultades en todas las áreas de su vida, sobre todo con su pareja Sarah Kohan de quien se separó. Más franco que nunca, admitió que no fue el mejor compañero para la madre de sus hijos quien, en junio pasado, interpuso una demanda de divorcio en su contra.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Después de haber pasado la tormenta que representó la partida de su abuelo, la separación de Sarah y sus hijos, y la lesión en la pantorrilla que sufrió en julio pasado, Chicharito reconoció que durante los momentos más oscuros de su depresión que pasaba grandes jornadas sentado en el sillón de su casa jugando videojuegos: “Era como un vacío. Estaba tratando de adormecerme”. Uno de los instantes más tristes fue cuando Sarah se fue con sus hijos a Australia: “No era la mejor pareja que necesitaba ser, no era el mejor padre que quería ser. No era un gran amigo. No era el gran ser humano que quería ser”, comentó sincero.

VER GALERÍA

A pesar del dolor por el que tuvo que atravesar durante esta difícil etapa, Javier Hernández ha podido encontrar la gran lección en toda esta situación que le enseñó que, mostrarse vulnerable es muy valiente: “Siempre he sido muy sensible. Muchas veces intenté ocultarlo. Me di cuenta de que tenía que hacerlo. No soy el más alto. No soy muy grande. No soy muy estereotípicamente masculino. Vemos a un hombre llorar, pensamos que es débil, pero todos somos humanos”. El Chicharito admitió que ahora saben que compartir los sentimientos está bien: “En la sociedad, la vulnerabilidad es la debilidad. Para mí, la vulnerabilidad es una de las cosas más poderosas, fuertes y amorosas que puedes hacer por ti mismo y por la humanidad”.

En el proceso de sanación, además de cobijarse en su familia y equipo médico, el futbolista contó con el apoyo incondicional de su amigo, Diego Dreyfus, quien se convirtió en una pieza clave para su recuperación: “Algunas personas en la cima se caen y nunca se vuelven a levantar. Y él estaba ahí”, declaró el coach de vida en este reportaje. En medio del camino, Chicharito admitió que se planteó dejar el fútbol: “Más de una vez”. Toda la situación afectó seriamente la autoestima del futbolista: "No creía en mí mismo”, recordó el futbolista quien nunca había hablado de este momento tan personal.

VER GALERÍA

El amor, su súper poder

Ahora que Chicharito se encuentra en otro momento de su vida, luego de su regreso a las canchas, en septiembre pasado, puede ver las cosas desde otro lugar y revela qué lo hizo salir de la mala racha: “El amor es mi súper poder”, confesó que este tiempo lo utilizó para conocerse, entenderse, amarse y abrazar al Chicharito que es hoy: “Se trataba de aceptarme. Estamos confundidos de alguna manera, que nos valoramos a nosotros mismos por nuestros logros”. Cuando se dio cuenta que solo amándose podría salir de aquel lugar fue cuando todo mejoró: “Sabía muy dentro de mí que necesitaba asumir la responsabilidad de mi vida”, confesó.