rafahijo

Rafa Sarmiento sobre defender a su hijo Iñaki: 'Cada vez que pase eso, me voy a poner igual de insoportable'

El periodista reveló que lo único que pide es que se respete la ley sobre los perros de servicio y su acceso a establecimientos

por Tania Galván

Después de que hace unos días Jimena Pérez y Rafa Sarmiento sufrir un episodio de discriminación cuando intentaron ingresar a un restaurante en Acapulco con sus hijos Iker e Iñaki, en compañía de Wasabi, el perro de servicio de su hijo menor, el periodista continúa en pie de luchar, luego de que recibió algunas críticas en redes sociales por hacer público su caso. Firme en su meta de concientizar a la población sobre la importancia de la empatía con personas que padecen algún tipo de trastorno del neurodesarrollo, como el que padece su pequeño, Rafa concedió una entrevista al diario El Universal en la que reveló que no se detendrá en este camino y contó que un ejecutivo del grupo de empresarios al que pertenece el restaurante donde ocurrió el incidente ya que comunicó con él. En esa conversación Sarmiento pidió que se capacite al personal para manejar situaciones como estas.

inaki2VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Sincero, Rafa compartió un poco de lo que, a diario, su familia tiene que enfrentar debido a la falta de información sobre el tema: “Tener un nene con una discapacidad es ser juzgado todos los días, y es bien desagradable y es bien difícil, pero es lo que nos toca, terminas porque te den igual las miradas de la gente. Nadie sabe lo que pesa la mochila más que quien la lleva cargando”. El periodista reconoció que algunas personas han calificado de exagerada su reacción, dejó claro que no dará un paso atrás cuando de defender a Iñaki se trate: “Ya sé que puedo parecer insoportable, pero cada vez que mi hijo tenga algún tipo de dificultan, de discriminación, de malas caras, de insultos, de malas utilización de los términos de autismo y discapacidad, cada vez que pase eso, me voy a poner igual de insoportable”.

wasabiVER GALERÍA

El esposo de Jimena Pérez dejó claro que no busca con su discurso ganar la simpatía de las personas, quiere que se haga consciencia de la situación y se comience a respetar la ley: “No vengo aquí a agradarte, vengo a pelar por mi hijo y lo voy a hacer toda la vida, aunque parezca insoportable”, comentó. El periodista tachó ofensivos los comentarios en redes sociales que insinúan está obteniendo alguna ganancia de esta situación: “Yo no sé de qué forma me puede traer un beneficio o puedo yo obtener algo a cambio de esta situación que estoy viviendo. Como si alguien me fuera a pagar por reclamar que los perros de servicio tienen que entrar y ser incluidos y que se cumpla la ley yo voy a obtener a cambio una remuneración o algún tipo de beneficio, es que es hasta insultante”, explicó.

Rafa aseguró que todas sus acciones no sólo están encaminadas en buscar un mejor futuro para su hijo Iñaki, sino para todas las personas en nuestro país que padecen alguna situación similar: “No pretendo caerle bien a todo el mundo, pretendo cambiar las cosas para mi hijo y para el millón 200 mil personas con autismo en México. Ahora son niños, nos tienen a nosotros detrás, pero cuando sean adultos quisiera, al menos, que haya un camino menos espinoso y que puedan ser aceptados, bienvenidos, escolarizados, laborables, incluidos”. Recordemos que Wasabi, el perro de servicio de Iñaki, tiene poco de haber llegado a México y gracias a su compañía en los últimos días se han dado cuenta cuánta información sobre el tema hace falta.

rafamaVER GALERÍA

Su primera victoria

Tras hacer público el episodio de discriminación, Rafa reveló que ya habló con uno de los ejecutivos del restaurante al que solo le pidió una cosa: “Le dije, ‘le suplico que no haya una represalia para los empleados, porque me queda clarísimo que no fue con dolo personal, por hacerme sentir mal’. Desde el principio que hablamos y les dije que era la ley me di cuenta, que no tenían ni idea y le dije: ‘eso de alguna forma también es responsabilidad de ustedes como grupo: otorgar capacitación’. Yo con eso me quedo contento, no quiero un café, que me invite una copa, no quiero cena gratis, quiero que eduquen al staff para que no vuelva a ocurrir un acto como el que tuvimos que comernos”. El periodista recalcó cuál es su objetivo: “Les di las gracias, no quiero causar problemas, quiero contar cosas, nada más, no quiero destruir, quiero construir, no quiero incendiar, quiero proteger y para mí es mucho más valioso el haber tenido esta conversación de media hora con uno de los dirigentes de la administración del restaurante que ir a un despacho y se maneje esto en un corte”, finalizó.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie