Eduardo Videgaray recuerda cómo fue criar solo a su hija tras quedar viudo

El conductor reveló que, como su hija, él también enfrentó la pérdida de su padre cuando tenía apenas 10 años

Por Tania Galván

En septiembre de 2017, Eduardo Videgaray vivió uno de los episodios más difíciles de su vida con el fallecimiento de su esposa, Mónica Abin, quien perdió la batalla contra el cáncer, luego de dos años de lucha. En medio del duelo, el conductor asumió el rol que se ha convertido en el más importante de su vida, el de papá,se dedicó al cuidado de la hija que procreó con la productora, quien es su prioridad. Por primera vez, el presentador abrió su corazón y durante su visita al programa de Montse & Joe habló del duro proceso que pasó tras la muerte de su esposa y de cómo, un capítulo de su infancia, lo ayudó a ser empático con su hija, quien perdió a su mamá, a la edad de nueve años. En esta conversación, Eduardo también confesó que, en un principio, su hija se oponía a que él saliera con alguien; sin embargo, ahora que se casó con Sofía Rivera Torres está feliz, de hecho fue parte muy importante de su enlace civil.

VER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Mientras hablaba con las conductoras de sus relaciones del pasado, Eduardo recordó su matrimonio con Mónica Abin: “Escogí a la persona correcta, tuve una hija con ella que bueno, amo con toda mi alma, tiene 13 años. Enviudé desafortunadamente, pasó lo que pasó”, comentó. Montserrat Olivier lo interrumpió para preguntarle cuál había sido la causa de la muerte, otro tema del que tampoco había hablado en público: “Cáncer, le empezó en un lugar del cuerpo que se llama el mediastino que es el centro del pecho y después de fue a varios lados, básicamente, al cerebro. Fue una época muy dura de mi vida, una cosa muy difícil. Fueron dos años muy difíciles de ir viendo cómo se iba yendo y con una niña que yo iba viendo que se va a quedar sin mamá, va a ser una cosa muy complicada”, dijo.

VER GALERÍA

Aunque, de primer momento, Eduardo tuvo la esperanza de que su esposa venciera al cáncer, enfrentó con valentía la realidad: “Al principio sí, pero hubo un punto en el que ya era claro que no iba a suceder”. Sobre cómo hizo para empatizar con su pequeña hija el conductor confesó que, durante su infancia, él tuvo que lidiar con una pérdida de esta naturaleza: “A mí me tocó vivir una cosa muy semejante a la que le tocó vivir a mi hija: yo perdí a mi papá, de cáncer, cuando yo tenía 10 años. Fue una situación muy desafortunada, pero no tenía yo la capacidad, a esa edad, de darme cuenta de lo que estaba pasando. Yo sabía que estaba enfermo, pero siempre en mi mente, pensé que se iba a recuperar, no fue así, entonces, me tocó vivir una serie de situaciones familiares complicadas que, de alguna manera, me prepararon, para poder enfrentar, de la mejor manera posible que he tratado de hacer estos años que no está su mamá, para tratar de sacarla adelante”.

Tras la partida de su esposa, Eduardo se entregó a su papel de padre y se olvidó de rehacer su vida, un tema que a su pequeña también le costaba un poco de trabajo, pues percibía en ella ciertos celos: “Uy, no, era terrible. Lo primero que me preguntó fue: ‘Oye papá, todas las madrastras son malas’. Yo le dije en ese momento: ‘No todas las madrastras son malas, eso es una cosa de los cuentos’. Primero, ella tenía un rechazo absoluto a que yo saliera con alguien y poco a poco empecé, me tardé bastante tiempo en salir con otras personas”, confesó. Por último, Videgaray reconoció que, cuando comenzó a tener citas, no tardó en encontrar a la mujer que le devolvió la sonrisa, su actual esposa, Sofía Rivera Torres: “Finalmente creo que encontré a la persona ideal, perfecta en mi vida”.

VER GALERÍA

¿Cuántos hijos quieren tener Eduardo y Sofía?

Entre Eduardo y Sofía Rivera Torres sí existen planes de escribirle a la cigüeña y, aunque ella soñaba con una familia numerosa, ha tenido que llegar a un acuerdo con su esposo que también está muy entusiasmado con la idea de tenermás hijos: “Yo siempre había querido cuatro, o sea, desde bebitos, porque, obviamente, ya tenemos a La Mocosa, pero yo quería cuatro adicionales, evidentemente, no la parí, pero Eduardo se ataca y me dice: ‘Bueno, espérate a que tengas uno’ y tiene razón. Habíamos negociado; yo quería cuatro y él quería, mínimo, dos más, entonces, negociamos tres adicionales a La Mocosa”, reveló la conductora de ¡Qué Importa!, en enero pasado durante un Live en Instagram.