hijosportada

Como nunca, Adal Ramones habla del difícil proceso que vivieron sus hijos tras su divorcio

El conductor se sinceró sobre cómo reaccionaron Paola y Diego cuando comenzó a salir con Karla de la Mora

por Tania Galván

Pocas veces Adal Ramones ha profundizado en el tema de su divorcio con Gabriela Valencia, mamá de sus hijos mayores, Paola y Diego, con quien actualmente tiene una excelente relación. Con el objetivo de compartir con el público su experiencia y ayudar a otros padres que están pasando por algo similar, el conductor participó en el podcast de la psicóloga clínica Cathy Calderón de la Barca quien ayudó a la familia a superar con éxito el divorcio y construir la buena relación que el conductor ha logrado con su ex, con sus hijos y con su actual esposa, Karla de la Mora y Cristóbal, su hijo menor. Por primera ocasión, el presentador reveló cómo impactó a sus hijos mayores su separación y cuánto han trabajado por su relación como familia.

adalhijosVER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Adal contó cómo, tras separarse de Gaby, decidió que debía tomar las riendas de su vida, una situación que no fue fácil para sus hijos: “Dije: ‘Cómo me voy a reinventar’. Yo jamás hice una fiesta, estando separado, nunca me reventé. La vida fue buena conmigo con una mujer como Karla que desde adentro realmente quería a mis hijos, entonces, tuve que batallar con ciertas cosas que era: estás viendo a tu papá feliz, pero a tu mamá todavía no”. Ramones confesó que fue su hija Paola a quien más le conflictuó el hecho de que él decidiera rehacer su vida con otra pareja: “Fue una etapa difícil de: ‘¡Claro!, tú ya estás feliz, ¡claro! tú ya vas a formar una familia, ¡claro! Es una mujer joven’, porque Paola quería que yo tuviera una pareja con hijos y le dije: ‘Creo que no voy a poder Paola, porque yo tengo los míos’. Habrá hombres que diga yo quiero una mujer divorciada con hijo, yo no, yo dije: ‘Quiero una mujer soltera, sin hijos’, ¿por qué?, por rollos que traigo en mi cabeza”, explicó.

adalhijos2VER GALERÍA

Adal reveló que, los primeros años tras el divorcio, Paola atravesó por una época de rebeldía que no fue nada fácil superar: “Era fuerte porque tenía que lidiar con una hija, Diego todavía no se daba cuenta, que traía la bandera de su mamá. Era de: ‘No puede ser, mi papá se fue a hacer un show a no sé dónde y se llevó a Karla y mi mamá está deprimida’ y yo le decía: ‘Entonces, ¿qué quieres que haga?, quieres que yo también esté deprimido para decir: ¡Ay, qué felicidad, los dos están deprimidos!; Paola no, yo tengo muy bien definido el rollo de padre, el rollo del exesposo y el rollo de tener un nuevo amor en mi vida’. Paola sí decía, por qué mi papá salió tan rápido y yo veía el dolor de Paola. Durante un año y fracción yo le oculté que ya salía con alguien, y Karla fue tan amable en el sentido que decía: ‘Mi amor, no le digas nada’”, recordó.

Debido a que cuando Adal y Gaby se separaron Diego tenía dos años, el niño pudo procesar mejor esta situación: “A Diego le tocó ver el rollo de veo a mi papá contento, pero a mi mamá sola. Cuando Paola va dejando eso, Diego entra en eso, pero pasó mucho más rápido, porque ya veía a su hermana a la que siempre sigue, veía Paola ya está cool, entonces fue más rápido”. Gracias a la terapia, Adal y su familia salieron adelante: “Aquí hay amor y hay respeto”, dijo. En medio de la incertidumbre que le provocó el divorcio, siempre supo que iba a cuidar de sus hijos y de su exesposa: “Tenía el corazón destrozado, pero, si algo tenía claro yo, es que a mis hijos no les podía faltar nada, ni escuela, ni vestido, medicina, terapia, una bonita casa, de eso siempre estuve seguro”.

adalhijos1VER GALERÍA

El gran cariño que le tiene a Gaby

En el proceso de divorcio, Adal y su terapeuta notaron que gran parte del enojo que mostraron sus hijos, en un momento determinado, venía porque pensaban que el conductor había dejado de querer a su mamá, por lo que decidió hablar con ellos al respecto: “Yo dejé muy claro eso, les dije: ‘A tu mamá la adoro, tal vez, la palabra amar, de amar a un ser humano, existe, o sea, amo a tu mamá y la amé cuando los concebí’ y para ellos era como: ‘¿De verdad?’ y yo les decía: ‘Sí, no estoy con tu mamá por otros factores, pero yo la escogí a ella y ella me escogió a mí”. Adal reconoce que fue en ese momento que la situación comenzó a fluir: “Cuando mis hijos ven que, su mamá y yo, nos doblamos de risa, es una inyección de wow”. Por último, Ramones también enalteció el papel que ha desempeñado su actual esposa Karla de la Mora quien, hace poco que su exesposa atravesó por una crisis de salud, aplaudió cómo Adal se preocupó por ella: “Si Gaby cae en el hospital, por algo, toco madera, quiero que sepas que yo voy a estar al pie de la cama, ahí cuidándola y me dice Karla, que la amo: ‘Mal harías si no, te verías tan mal conmigo, de no cuidar a Gaby que mal harías si no’”, contó.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.