Lidia Ávila

Lidia Ávila y la mayor lección tras la pérdida de su hija: 'Fue la prueba más grande de amor de Dios'

La cantante reveló que gracias a la presencia de su bebé conoció el verdadero amor incondicional

por hola.com

Seis años después de su primer matrimonio, Lidia Ávila enfrentó uno de los capítulos más duros en su vida, el de la dolorosa partida de su hija Sofía, quien falleció en 2009, a tan solo pocos meses de haber nacido, esto debido a problemas de salud. Con el corazón en la mano, y tan transparente como sele ser, la cantante habló en una reciente charla de cómo ha logrado asimilar ese acontecimiento, un episodio que la marcó para siempre y del cual atesora una importante lección, misma que pudo asumir gracias al apoyo que encontró en las terapias, así como en la madurez que ha logrado consolidar a través de los años.

Lidia ÁvilaVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

De lo más sincera, Lidia habló de su sentir en entrevista con Mara Patricia Castañeda, luego de que la periodista le preguntara sobre qué le había enseñado la presencia de la pequeña Sofía, algo que la cantante respondió con plena seguridad, enteramente orgullosa de su manera de ver la vida. “Ella tenía un problema del intestino y eso lo trabajé en mi terapia, y lo primero que me vino así es: ¿Qué hace el intestino? Absorbe lo que necesita y lo que le sirve y lo que no lo desecha. Entonces yo sé que Sofi vino a enseñarme eso; fue la prueba más grande de amor de Dios, porque a lo mejor me había mandado varias señales y yo estaba dispersa y no las veía. Esta (prueba) fue el mensaje más claro de decir: ‘Mami, aquí estoy, tienes que soltar lo que no te sirve, lo que no te hace bien y absorbe lo que sí’...”, confesó.

Al ahondar en sus declaraciones, Lidia describió la presencia de su hija como el detonante de un amor incomparable, algo que la ayudó a crecer de manera significativa, y que se vio reflejado en los cuidados y el apego que tuvo por la pequeñita. “Eso hoy lo tengo claro, eso me enseñó Sofia y definitivamente me enseñó a conocer el verdadero amor incondicional, el amor que le tuve yo a Sofía no tiene palabras. Yo aprendí de enfermería, no había para mi lunes, viernes, miércoles, domingo. Yo estaba en el hospital, al principio eran tres horas en la mañana, tres horas en la tarde… el tiempo que yo podía estar ahí, ahí estuve con ella, fue un amor incondicional, no me acuerdo de esos seis meses mas que de ella, mi hospital y de mi casa, era mi única rutina…”, dijo.

Lidia ÁvilaVER GALERÍA

La importante promesa cumplida

Durante la plática, Lidia recordó que por aquellos días en que Sofi luchaba por su vida, hizo la promesa de llevarla a la Basílica de Guadalupe, algo que fue posible gracias al apoyo que en su momento le brindó Mara Patricia, a quien nuevamente le agradeció por ese lindo gesto. “Yo a Sofi siempre la quise llevar a la Basílica de Guadalupe, porque en algún momento sí salió del hospital, pero no se pudo… Sofía murió un sábado a las 2:45 de la tarde… Lo primero que hice fue escribir un comunicado de prensa y te hablé a ti… tú y Lulú me hicieron el favor de poderla llevar el domingo antes de poder depositar sus cenizas, y todos vestidos de blanco…”, agregó.

Años después de ese capítulo, Lidia tuvo la dicha de volver a embarazarse, ya como esposa de su segundo marido, Isaac de Hita, con quien ha formado una linda familia integrada por dos hijos. Sin embargo, reconoce que en su momento, la idea de volver a tener un bebé la atemorizó un poco, dada la experiencia por la que había pasado. “Tenía miedo. Que Isaac fuera médico era hasta cierto punto una tranquilidad, porque yo sabía que estaba ahí (por) cualquier cosa. Isaac es muy relajado, como médico es muy tranquilo, no es exagerado ni nada. Entonces el hecho de poder yo sentir, de decirle: ‘Siento que tiene algo, qué tal si el ginecólogo no se dio cuenta, y qué tal si…’”, comentó, destacando el gran apoyo que le brindó su pareja, quien la hizo sentir segura a lo largo de su dulce espera.

Lidia ÁvilaVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.