sofiahijosoprtada

Sofía Rivera Torres confiesa cuántos hijos quiere tener con Eduardo Videgaray

La conductora les contó a sus seguidores que ha llegado a un acuerdo con su esposo para darle más hermanos a la hija de él

por Tania Galván

Desde hace unos días, Sofía Rivera Torres y Eduardo Videgaray se encuentran en cuarentena tras el susto que les provocó pensar que tenían Covid, luego de que un falso positivo así se los indicara. Aunque en su nueva prueba de PCR los conductores de ¡Qué importa! salieron negativos, por precaución, decidieron mantenerse aislados por unos días para evitar cualquier contratiempo. Desde el confinamiento, la esposa del periodista realizó en Instagram una dinámica de preguntas y respuestas en la que contó, entre otras cosas, cuántos hijos quiere tener con Eduardo y cómo era su vida antes de conocer al que, describió, como el amor de su vida.

Eduardo Videgaray y Sofía Rivera TorresVER GALERÍA

MÁS NOTAS RELACIONADAS

Sincera, la presentadora admitió que la maternidad es un sueño que tiene por cumplir y que, aunque deseaba tener una gran familia, ha tenido que llegar a un acuerdo con Eduardo, quien ya es padre de una adolescente a quien, de cariño, Sofía le dice La Mocosa: “Yo siempre había querido cuatro, o sea, desde bebitos, porque, obviamente, ya tenemos a La Mocosa, pero yo quería cuatro adicionales, evidentemente, no la parí, pero Eduardo se ataca y me dice: ‘Bueno, espérate a que tengas uno’ y tiene razón”, comentó. Según dijo, tras varias pláticas, ya tienen muy claro el número de hijos que quieren: “Habíamos negociado; yo quería cuatro y él quería, mínimo, dos más, entonces, negociamos tres adicionales a La Mocosa”, explicó.

Eduardo Videgaray, su hija y su esposa, Sofía Rivera TorresVER GALERÍA

Hace un par de semanas, también a través de Instagram, la estadounidense compartió un poco de cómo es la relación con la hija del conductor, con quien, recientemente, posó para una foto durante sus vacaciones en Aspen que, él compartió en Instagram: “Siempre estamos juntos los tres, la verdad me llevo increíble con ella, ha sido una bendición. Nos hizo llorar a todos en la boda de las cosas tan bonitas que me dijo”, comentó y añadió por qué no muestran su rostro, ni dan más detalles de ella, como su nombre: “La protegemos mucho porque es menor de edad, entonces, nunca publicamos cosas con ella”, explicó la presentadora.

Durante su plática más reciente con sus seguidores, Sofía reveló qué es lo que más le gusta de su esposo: “Su cara, amo su cara, se me hace muy guapo”. La conductora fue más allá y contó que, al principios de la relación, Vidagaray fue quien sintió más miedo: “1000% Eduardo, o sea, hasta me cortó algunas veces, de que decía: ‘Estás muy joven, me da miedo’, o me decía, ‘No me vaya a morir y dejarte viuda’ y yo decía, esa es mi decisión, no estoy tonta, sé perfecto lo que implica estar con alguien que me saca 23 años, prefiero estar contigo y ser feliz con el amor de mi vida el tiempo que podamos estar juntos, a estar con otro pensando en ti, ¡qué horror! (…) a parte, el amor no crece en brazos cobardes”, dijo.

Sofía Rivera Torres habla de cuántos hijos quiere tener con Eduardo VidegarayVER GALERÍA

Su vida antes de Eduardo

Sofía Rivera Torres también fue cuestionada sobre cómo era su vida antes de conocer a quien se convirtió en su esposo, en noviembre pasado. Según relató, antes de Videgaray, no había experimentado un amor tan fuerte como el que siente por él: “Soy mucho más feliz desde que lo conozco, siento que tengo a mi cómplice, a mi media naranja. Hoy en la mañana, me desperté y lloré de tanto que lo amo, literal, lo volteé a ver y me puse a pensar, qué bonito siento, siento muy bonito por dentro, es mi alma gemela (…) este es mi lugar, con él, me encanta”, detalló. “No es que antes era infeliz, nada más, es que nunca había tenido esto, no sabía que esto existía,  entonces, no lo puedes extrañar porque no sabes que existe, nunca lo has vivido, pero ahora que lo tengo digo, ¡qué bendición!”, finalizó la conductora.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.