William Levy

Dan a conocer la llamada de emergencia al 911 que realizó el amigo del hijo de William Levy

Se sabe que el joven también fue intervenido por tercera ocasión de las rodillas

by hola.com

Refugiados en la fe, William Levy y Elizabeth Gutiérrez hacen frente a este instante, luego de que su hijo Christopher se accidentara en un carrito de golf hace apenas unos días en la ciudad de Miami. Por tal motivo, los actores rompieron el silencio ante la situación, a través de un mensaje en redes sociales, en el que a la par de agradecer por las infinitas muestras de apoyo recibidas, dejaron ver que su primogénito iba acompañado en el momento del incidente. “Sabemos que Dios estuvo ahí con él y los demás niños…”, se puede leer en la publicación. Horas después de aquellas palabras, ha salido a la luz un video y el audio con la llamada al 911 que realizó un amigo del joven, propiertario del vehículo volcado, quien iba detrás de él al momento del percance, según informó El Gordo y la Flaca.

William Levy y Elizabeth GutiérrezVER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

De acuerdo con reportes dados a conocer por el programa televisivo de Univision, Christopher iba acompañado de dos jovencitas, una de 13 y otra de 14 años de edad, a bordo de un carro de golf eléctrico Tesla. De hecho, la emisión de espectáculos también reveló las imágenes captadas por una cámara privada, en las que se observa el momento de la volcadura, la cual al parecer ocurrió cuando intentó dar una vuelta en un punto de su ruta, esto el pasado domingo 4 de octubre, en una comunidad privada de Weston, en el estado de Florida.

En ese mismo espacio, se dio a conocer un fragmento de la llamada telefónica al 911, que realizó un amigo del hijo de William Levy, quien según el programa de espectáculos, iba detrás de él instante del accidente. “Estamos en la calle, volteamos el carro de golf”. De inmediato, la operadora respondió dando algunas indicaciones. “Te estoy enviando ayuda, quédate en la línea conmigo, espera…”. El chico, cuya edad no se especifica, asintió a la orden, aunque luego de unos segundos parecía perder la calma ante la escena que sus ojos presenciaban. “Está bien, por favor… ¿Dónde está mi celular? ¿Por qué hice esto? ¿Por qué hice esto? ¿Por qué hice esto?”, se le escucha decir con insistencia en varias ocasiones, por lo que la telefonista volvió a intervenir. “Quédate en la línea. No cuelgues, quédate en la línea hasta que llegue ayuda. ¿Hay alguien atrapado o atorado?”. Tras la pregunta, el joven reiteró su enorme preocupación. “¡Dios mío! Mis papás van a estar muy enojados…”, finaliza así el fragmento presentado por el programa.

William LevyVER GALERÍA

La llegada de los servicios de emergencia

Tras dar a conocer la llamada al 911, El Gordo y la Flaca dio detalles de la manera en que procedieron los servicios de emergencia, asegurando que debido a lo aparatoso del accidente, y a las lesiones de Christopher en las rodillas, tuvo que ser trasladado en helicóptero a un hospital, mientras que las dos jovencitas que lo acompañaban fueron asistidas por ambulancias. Por fortuna, se sabe que él está fuera de peligro, aunque ha tenido que ser intervenido para evitar complicaciones. Precisamente, Lili Estefan contó durante el programa que pudo ponerse en contacto con William Levy, quien le confirmó que su hijo había salido de su tercera cirugía.

Recordemos que en el mensaje dado a conocer por William y Elizabeth, los actores hacen énfasis en la gran fe que tiene su hijo, por lo que esperan que Christopher pueda salir adelante para continuar realizando su sueño como jugador de béisbol, pues como hemos podido saber, él es un apasionado de este deporte. “Christopher es un niño de fe. Sabemos que Dios estuvo ahí con él y los demás niños, y no tenemos más que palabras de gratitud a Dios que nunca nos falla. Que él sane a Christopher para que pueda seguir siendo una luz brillante en el campo de béisbol y en todas las áreas de la vida…”, escribieron.

William Levy y su hijo ChristopherVER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.