Eduardo Santamarina habla por primera vez de una dura batalla que ha librado

Por hola.com

Con el tiempo, Eduardo Santamarina ha podido librar batallas, mismas que se han convertido en valiosas lecciones de vida de las que hoy habla abiertamente. Años atrás, en medio de su éxito como actor, se dispuso a poner punto final a una situación que salió de control y que significó uno de sus mayores problemas: el alcoholismo, algo que simplemente ha quedado en el pasado y que pudo librar gracias a su fuerza de voluntad. Como nunca antes, el galán de telenovelas abrió su corazón y reveló cómo fue ese instante en que tocó fondo y, al mismo tiempo, tomó la decisión de enfrentar.

VER GALERÍA

Y aunque han transcurrido varios años desde que no prueba una gota de alcohol, recuerda cómo fue ese momento en que llevado por el deseo de seguir bebiendo comenzó a sentir disgusto por la manera en que se planteaban las circunstancias. “Nosotros los AA decimos que es solo por hoy… ya no lo disfrutaba. La diferencia entre un bebedor social y un alcohólico AA como yo, es que yo no puedo parar. El bebedor dice, ‘¿sabes qué? Yo ya me voy a descansar, ya es tarde, mañana tengo chamba’ y se va. Y yo, no…”, dijo en entrevista para el programa televisivo Hoy. De esa manera, evocó el recuerdo de la actitud que asumía por esos años, cuando el alcohol era parte de su vida.

Santamarina ahondó en detalles de cómo fueron sus días a lo largo de su tránsito por esa crisis, un periodo en el que emocionalmente se encontraba afectado. “Cuando ya la empiezas a padecer tú solo, ahí nadie te puede decir quién es o no, eres o no eres, nadie… fue una necesidad, un vacío y unas depresiones terribles. Siempre es la fiesta, muy padre y me dices: ‘¿No te arrepientes?’, no me arrepiento porque lo bailado nadie me lo quita…”, contó durante la entrevista, en la que además se mostró orgulloso de haber pasado página a ese problema.

VER GALERÍA

Tocar fondo fue para Eduardo algo que lo dejó marcado para siempre, sobre todo por las desagradables experiencias derivadas de su adicción por el alcohol, mismas que lo orillaron a reflexionar  y a tomar una decisión urgente. “Ya no te acuerdas de lo que hiciste el día anterior, entonces esas lagunotas, te empiezan a caer muchos veintes y esos focos rojos se empiezan a prender en tu vida y dices: ‘¡No quiero seguir así!...”, contó. En ese mismo espacio reveló que lleva tiempo sin beber, aunque llegar a este punto no fue sencillo. “El primer año es difícil porque estaba acostumbrado, llevaba yo 15 años de carrera buena para el trago…”, confesó.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

VER GALERÍA

Si bien él logró salir adelante, Eduardo también recuerda que ese mismo problema le arrebató la vida a su padre, quien murió a causa de cirrosis. “Además se le juntó con la diabetes, entonces imagínate un diabético tomando es lo peor que puedes hacer, una bomba de azúcar. Yo estaba en Puebla haciendo Yo Amo a Juan Querendón…”, reveló. Por ahora, permanece enfocado en su carrera, disfrutando de su gran familia y celebrando cada día los más de 14 años de no beber, un reto que conquistó gracias a la disposición que mostró desde el primer momento.