salma-hija-idioma

Valentina, hija de Salma Hayek, orgullosa de ser mexicana, cuenta su abuelita

Doña Diana Jiménez, abuelita de Valentina Paloma contó cómo la niña durante su último cumpleaños presumió a sus invitadas varias de nuestras tradiciones

por Tania Galván

Nació en Estados Unidos, sus primeros años los vivió en París y los últimos ha hecho suyo Londres, pero orgullosa se dice mexicana. Hablamos de Valentina Paloma, hija de la actriz Salma Hayek, quien a sus 10 años, no sólo replica con orgullo las tradiciones de nuestro país, también trata de transmitírselas a sus amigas en el extranjero, quienes cada que asisten a la casa de los Pinault es como si viajaran a México.

salma-hija-idioma2VER GALERÍA

Durante su visita a nuestro país, donde fue reconocida por su talento como cantante de Ópera, doña Diana Jiménez, abuelita de Valentina contó cómo la familia ha trabajado en equipo para que la niña crezca sintiéndose toda una mexicana: “Su mamá, desde que ella nació dijo, el primer idioma de mi hija es español. Entonces, la abuela y la tía nos encargamos de que su primer idioma fuera español y lo habla perfecto, ya después vino el inglés, vino el francés y ahorita está estudiando Mandarín y tiene 10 años”, reveló en entrevista para Ventaneando.

Doña Diana contó una anécdota que describe perfectamente la actitud con la que Valentina asume sus raíces y cómo las promociona en el extranjero: “Valentina en su último cumpleaños, en Londres, estaban todas sus amigas y dice ‘Y como se dice en México ¡mordida, mordida!’. (Las amiguitas) Estaban fascinadas porque a ellas no se les permite, entonces, Valentina ha tenido piñatas, ha tenido los Reyes, le canta al arbolito, el nacimiento”.

salma-hija-idioma1VER GALERÍA

Si bien viven a miles de millas de nuestro país, el hogar de Salma está impregnado de nuestra cultura, una que ha recibido con los brazos abiertos la familia de François-Henri Pinault, pues doña Diana asegura que cada vez se sienten más relajadas en casa: “Se liberan porque en la mesa son muy estrictos. Un día me dice Françoi, el hijo, ‘¿puedo tomar el pollo con la mano?’ y le dije ‘¡Claro que puedes!’ y voltea a ver a su papá y, para ellos, la abuela es la palabra mayor, y como la abuela le dio permiso, el niño agarró su pollo feliz”.

MÁS NOTAS RELACIONADAS

salma-hija-idioma3VER GALERÍA

Y es que los Pinault, son ya como cualquier familia mexicana, donde en casa permea el amor y la convivencia: “Nuestra cultura para ellos ha sido muy bien recibida, él es un gran señor en todos los aspectos, pero también es cálido y amoroso con su familia. Sus hijos vienen de vacaciones y son hijos de Salma también y son mis nietos y me dicen Abu y, a veces, mi nieta se pone celosa, pero somos una gran familia todos”, finalizó divertida, asegurando que a donde va ella lleva a nuestro país en el corazón.

 

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.