El emotivo mensaje de John Travolta a siete años de la muerte de su hijo

Despedirse de su hijo es uno de los episodios más fuertes que ha vivido el actor

Por Alejandra Arcos

John Travolta recuerda el 2009 como uno de los años más difíciles que ha vivido. En enero de ese año, el actor se despidió para siempre de su hijo Jett, quien murió a los 16 años de edad mientras vacacionaban en familia por Las Bahamas. Ahora que han pasado los años, el protagonista de Pulp Fiction puede manejar el tema con más facilidad aunque con el mismo dolor. Esta semana, Travolta expresó su sentir en redes sociales a siete años del fallecimiento de su primogénito.

VER GALERÍA

"Dicen que perder a un padre es la cosa más dura que te puede suceder. Yo puedo decir ahora que eso no es cierto. Lo más duro es perder a un hijo. Alguien a quien has criado y has visto crecer cada día. Alguien a quien has enseñado a hablar y a caminar. Alguien a quien has enseñado cómo amar. Es lo peor que le puede pasar a cualquiera. Jett me dio mucha alegría. Lo era todo para mí. Esos 16 años siendo su padre me enseñaron cómo querer incondicionalmente. Tenemos que tomarnos un momento para dar las gracias por nuestros hijos, y los hijos deberían hacer lo mismo para dar las gracias por sus padres. Porque la vida es muy corta", escribió Travolta.

VER GALERÍA

Jett falleció debido a un paro cardiaco. El chico tenía un largo historial de convulsiones que, según sus padres, tiene su origen en la enfermedad de Kawasaki, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos y que padeció el joven cuando era un niño. Al actor le ha costado mucho recuperarse del duro golpe que supuso la muerte de su hijo, sin embargo, poco a poco ha retomado sus actividades. En su publicación, John también invitó a sus fans a apreciar todavía más a sus familiares.

VER GALERÍA

"Pasen tiempo con sus padres, y padres, pasen tiempo con sus hijos. Trátenlos bien. Porque, un día, cuando miren el teléfono, ellos ya no estarán ahí. Lo que más he aprendido es que hay que vivir y amar cada día como si fuera el último. Porque algún día lo será. Arriesguense y vivan. Díganle a sus seres queridos cuánto los quieren. No den nada por sentado. Merece la pena vivir la vida", concluyó.