Alejandra Guzmán a Silvia Pinal: 'Perdón si te hice daño'

by Alejandra Arcos

La relación entre madre e hija es una de las más especiales y leales. A pesar de los momentos complicados que llegaron a pasar Alejandra Guzmán y Silvia Pinal, ambas han demostrado que ahora su relación es sólida. Durante la presentación del nuevo libro de la primera actriz Esta Soy Yo, su hija se conmovió tanto que no pudo evitar pedirle perdón por sus acciones en su juventud, sobre todo cuando lanzó la canción Bye, Mamá, la cual dedicó a Pinal.

Mi mamá siempre eternamente bella!!!

Una foto publicada por Alejandra Guzmán (@laguzmanmx) el

"Perdón si te hice daño. Es parte de cualquier joven rebelde el buscar su carrera, su vida y su camino", le dijo Guzmán a la primera actriz acerca de la canción. Ahora que los años han pasado, la intérprete de Ten cuidado con el corazón ha vivido en carne propia la experiencia de ser madre gracias al nacimiento de su hija Frida Sofía, quien años después le dedicó esta misma melodía a la rockera.

"Al final, después de 23 años, Frida me dedicó esa canción. Es muy duro, para que vean lo que se siente. Creo que es parte de la fama ser una madre soltera, la que trabaja, la que viene y va, la que paga... A mí, mi madre me enseñó y me dio un ejemplo, ese es el que tengo, pero, como buena joven, yo tenía que cortar ese cordón umbilical, porque mi madre es mi madre: es una actriz, es un monstruo y yo quería ser yo", recordó Guzmán, según informa el periódico Reforma.

Con mi mamí a miami

Una foto publicada por Alejandra Guzmán (@laguzmanmx) el

Doña Silvia Pinal recordó el momento en el que escuchó por primera vez esta canción en 1988 y aceptó que fue algo que la dejó marcada: "Esa canción representa un momento muy duro y especial. Estaba en el Teatro Silvia Pinal y Alejandra llegó con su disco. Yo le dije al ingeniero que lo pusiera y la canción era Bye, Mamá. Fue muy duro para mí oírla decir 'bye, mamá' y sentir que sufría, que tal vez le faltaban algunas cosas, más compañía", aseguró Pinal.

Cuando madre e hija terminaron de recordar sus vivencias se abrazaron y besaron, una prueba fehaciente de que los malos ratos quedaron atrás. Ahora, el cariño es lo que abunda entre las dos y aunque no viven juntas, siempre hacen lo posible por empatar sus agendas para disfrutar alguna tarde en familia.

Más sobre: