Ingrid Coronado sobre la salud de Fernando del Solar: ‘Tiene mucho mejor ánimo y energía’

por hola.com

La salud de Fernando del Solar preocupa a sus amigos y a los fans que han estado al pendiente de su evolución desde que, hace tres años, fue diagnosticado con cáncer, pero sobre todo, preocupa a su familia, a sus hijos, a sus padres y, por supuesto, a su esposa, Ingrid Coronado quien este martes aseguró que el conductor ha recuperado mucho peso y está de mucho mejor ánimo.

Ingrid Coronado y Fernando del SolarVER GALERÍA

“Ha recuperado muchísimo peso, se le ve la cara mucho mejor, tiene mucho mejor ánimo, tiene más energía, prefirió retirarse un poco, terminar de recuperarse y ya que esté cien por ciento bien regresar con todo”, detalló la conductora de 40 años al programa Ventaneando, en lo que parece ser una respuesta a la noticia que apareció este martes en la revista TV Notas, acerca de que el cáncer del actor ha hecho metástasis e invadido sus huesos.

Ingrid es una mujer fuerte que ha enfrentado la enfermedad de su esposo con gran valentía y decisión. Hoy, con la misma fuerza, aseguró que a pesar de las difíciles circunstancias que han enfrentado como familia, siguen unidos y mirando hacia el futuro. Sin embargo, con la misma valentía confesó que el proceso de tratamiento que se ha sometido su esposo ha sido un reto muy duro no sólo para él, sino para toda la familia.

Ingrid Coronado y Fernando del SolarVER GALERÍA

“Cualquier persona que ha estado al lado de una persona que está enferma me daría la razón… quienes hemos estado sabemos que es desgastante, que es durísimo y hoy por hoy no te sabría decir quién la pasa peor, si el enfermo o quien está al lado del enfermo, porque quien está al lado del enfermo tiene que hacer su vida como si todo estuviera bien cuando las cosas están terribles”, dijo la conductora.

Ingrid Coronado y Fernando del Solar se conocieron en los foros de TV Azteca y ahí, entre cámaras, luces y micrófonos, floreció el amor. Tienen dos hijos en común, Luciano y Paolo, a quienes las circunstancias los han vuelto niños “más fuertes e independientes”.