Galilea Montijo comparte los mejores momentos del cumpleaños de su Mateo, su hijo

por hola.com

Una fiesta de cumpleaños infantil puede ser uno de los desafíos más grandes para unos padres, especialmente cuando el festejado ha dejado de ser un bebé y se está convirtiendo en un niño grande, como Mateo, el hijo de Galilea Montijo y Fernando Reina, quien acaba de cumplir tres años.

El festejo del primer hijo de la conductora de Televisa fue un divertido evento lleno de amigos, globos, dulces, premios y disfraces, y como temática, el festejado eligió a Las tortugas ninja, así que los invitados lucieron antifaces y algunas máscaras de los queridos personajes.

La fiesta se celebró este fin de semana pero el aniversario de Mateo Reina Montijo es justo este lunes 23 de marzo, así que fue hasta hace unos minutos cuando la conductora compartió algunas fotos de la gran fiesta, a la que no faltaron los hermanos mayores del chiquito.

“Así es: hace 3 años sentí "Cuanto me ama Dios" Recibir a mi Mateo en los Brazos y ese primer contacto con su mirada cambio y trajo a mi vida esas ganas de luchar y ser la mejor persona del mundo para el GRACIAS SIEMPRE @reinaiglesias por tú amor para nuestra familia #Alexis #Claudio #felizcumpleMateo3 🎉🎉🎉❤️❤️❤️ #amordelbueno”, escribió la conductora al lado de un collage de imágenes que compartió a través de su cuenta de Instagram.

❤️❤️❤️❤️❤️#felizcumpleMateo3

Un vídeo publicado por Galilea Montijo (@galileamontijo) el

También, la orgullosa madre compartió un video musicalizado con el tanti auguri a te (feliz cumpleaños) en versión operetica. En las imágenes, se ve a Mateo jugando con uno de sus hermanos, con quien comparte además el mismo outfit.

El año pasado, Galilea Montijo, de 41 años, dijo que le encantaría tener otro hijo; bueno, en realidad se inclina por una niña, pero también adelantó que si no llegaba pronto, quizás se quedaría sólo con Mateo, que ya es un gran tesoro para la conductora y para su esposo, Fernando Reina.

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.