Educando a papá: Ryan Reynolds, feliz con Violet

Por hola.com

Desde que se convirtió en padre en diciembre pasado, Ryan Reynolds ha hablado en muy pocas ocasiones acerca de su familia y de su hija, pero este fin de semana aprovechó su aparición ante la prensa para compartir un poco de lo que ha ocurrido desde la llegada de Violet.

VER GALERÍA

El protagonista de “The Proposal” (de 38 años) asistió a la promoción de su nueva película, ‘Mississippi Grind’, en el Festival de Cine de Sundance, que se realiza en Utah. Ahí dijo a los periodistas que era la primera ocasión que viajaba desde el nacimiento de su primera hija al lado de Blake Lively (de 27 años).

"Estoy un poco conmovido, porque éste es el primer día en el que he estado lejos", reveló. Ryan Reynolds habló también sobre las alegrías de ser un nuevo padre. "Es sorprendente cómo puedes estar exhausto y feliz, al mismo tiempo”, dijo a la revista People.

VER GALERÍA

Pero antes de que su bebé llegara, el protagonista de “Linterna Verde” había compartido su entusiasmo por convertirse en padre y comentó que se había puesto a practicar. "Soy bueno con los pañales y todo ese tipo de cosas, porque tengo muchos sobrinas y sobrinos, por lo que he hecho antes. Estoy emocionado de tener una nueva compañera", dijo.

Mientras tanto, la flamante mamá, Blake Lively, había dicho que la maternidad es "la época más feliz" de su vida, y que en su nuevo papel se siente súper natural: "No siento que signifique un cambio dramático", comentó a la revista People, y agregó que está dispuesta a contribuir para que, junto con su marido, la familia crezca.

"Simplemente quiero disfrutar este momento, pero también siento que mi primer hijo va a ser el hermano mayor del siguiente bebé, lo que puede cambiar año con año. Tengo muchas ganas de ver cómo influye un bebé al otro, y cómo influye en la familia en general", afirmó la actriz, quien proviene de una familia numerosa.

La pareja, que se caracteriza por mantener bajo reserva su vida privada, se unió en matrimonio en una ceremonia privada, en South Carolina, junio del 2012.