María Félix, una leyenda siempre viva a 100 años de su nacimiento

by hola.com
María Félix, la "mujer más bella del mundo", la lengua más afilada del planeta a la hora de defender su independencia, es una de las mujeres mexicanas que han pasado a la historia por su personalidad e inolvidable estilo. La actriz, quien participó en más de 50 películas a lo largo de su vida, triunfó porque creó un personaje que veneraba el éxito por encima de todas las cosas. No dio ni un paso atrás en la construcción del mito, de esa María Félix que se codeaba con los grandes del mundo sin complejo alguno: de Rennoir a Cocteau u Octavio Paz, de Dalí a Buñuel, de Frida Kahlo a Diego Rivera.

Ahora, con motivo del centenario de su nacimiento el próximo ocho de abril, en ¡HOLA! recordamos algunos momentos y aspectos de la vida de la "Diva de divas".
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Desde su nacimiento, María de los Ángeles Félix Güereña, sonorense de sangre yaqui y sangre vasca corriendo por sus venas, estaba destinada a la inmortalidad. Nació un ocho de abril de 1914 y murió un ocho de abril de 2002 a los 88 años. © Exclusiva ¡HOLA!
Su personalidad y belleza la encumbraron... y sus joyas, muchas de ellas fastuosas creaciones de Cartier fueron diseñadas especialmente para ella, como el collar serpiente de diamantes. © Exclusiva ¡HOLA!
Su personalidad arrolladora atrajo al mundo entero. Cuando rompió con Agustín Lara (célebre músico mexicano), dio la orden de que tiraran las cosas del autor de “Aventurera” en el escenario donde actuaba... Se hizo un gran silencio mientras el “Flaco de Oro” levantaba sus pertenencias. Posteriormente, en 1952, la actriz contrajo matrimonio con otro famoso cantante mexicano, Jorge Negrete, quien falleció 11 meses después de su boda a causa de una enfermedad. © Exclusiva ¡HOLA!
Alex Berger, su cuarto marido, le dio la estabilidad y seguridad que tanto necesitaba a lo largo de dieciocho años de matrimonio. Con él internacionalizó definitivamente su carrera. Vivían seis meses en México, en su residencia de Polanco, y seis meses en París, donde se ganó el apodo de "la mujer más bella del mundo". La muerte de él, acontecida en 1974, la dejó desolada y rota de dolor. © Exclusiva ¡HOLA!

Activa las alertas de ¡HOLA MÉXICO! y entérate de todo antes que nadie.