Inés Sainz y su familia, muy conjuntados y divertidos en el Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco

Por hola.com

Los hijos de Inés Sainz están enormes: María Inés, los gemelos Héctor y Eduardo y la pequeña, Maya (de apenas un año y medio), son una hermosa combinación de la belleza de sus padres, Héctor e Inés.


PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA FOTOGALERÍA

VER GALERÍA


Vestidos de azul y blanco recorrieron ayer los stands y observaron algunas partidas de tenis en el gran evento que se ha convertido el Abierto Mexicano de Tenis en Acapulco, que este año celebra 21 años de existencia y se consolida como uno de los mejores eventos deportivos del país.

Aunque vino a trabajar, la conductora aprovechó para pasar unos días relajados con su familia al lado del mar y con un clima inmejorable.

“Estoy muy contenta, disfrutando de Acapulco, del calorcito y, sobre todo del gran evento, el único en nuestro país de este nivel, entonces siempre aprovecho esta semana para traerme a los niños, disfrutar, porque por las mañanas disfrutan la playa, la alberca y por la tarde los traes (al torneo) y los vas involucrando en el mundo del deportes, y a este nivel, que tengan la oportunidad de verlo se me hace muy importante”.

 

VER GALERÍA


A los 10 años, Inés, la hija de mayor de la conductora, es una muñeca espigada y de grandes ojos verdes que ya practica tenis. Sus hermanitos, unos verdaderos príncipes de rizos dorados, estaban de gran ánimo y muy juguetones. Practican futbol y les encanta el golf.

Maya, su hija menor, es muy pequeña todavía (tiene un año y medio) pero según su madre, es muy activa y cree que seguramente también será deportista. Lo cierto es que está enorme. Tiene unos hermosos rizos dorados y unos ojos despiertos y juguetones.

“Nos trae locos a toda la familia. Ya participa en todo pero se da a entender perfectamente”, dijo emocionada Inés.

La conductora dio lecciones de estilo con un “look” deportivo, elegante y relajado. Para una tarde de calor eligió unos ceñidos pantalones blancos y plataformas a juego que contrastó con una sencilla blusa azul marino. Arregló su pelo con un medio recogido que permitía a la brisa mecerlo de vez en cuando.

Tras despedirse de este evento, la conductora comenzará a alistar las maletas para Brasil, en donde tendrá un importante papel en la cobertura del Mundial de Fútbol. Inés estará un mes en Río de Janeiro enfrascada en el trabajo. Sin embargo, no estará lejos de su familia. Su esposo y sus niños la alcanzarán en cuanto terminen las clases para estar separados el menor tiempo posible.