Revelan cuál era el final original para 'Glee' antes del fallecimiento de Cory Monteith

por hola.com

Han pasados seis meses desde que Cory Monteith, quien interpretaba el papel de Finn Hudson en la serie musical “Glee”, perdiera la vida, a los 31 años de edad, debido a una sobredosis letal. Un difícil e inesperado suceso que conmocionó a miles de seguidores del actor alrededor del mundo. 



Ha sido también un duro golpe para la actriz Lea Michele, quien fuese su novia en la serie y en la vida real;  sus compañeros de elenco y para los productores, quienes se han visto forzados a crear un final alterno tanto para el personaje de Finn como para el final de la serie, la cual terminará de manera definitiva el próximo año con la temporada número seis.

"El año final de la serie, el cual será el próximo año, estaba diseñado alrededor de la historia de Rachel (Lea) y Finn (Cory)”. “Yo sabía cuál era la última toma, él aparecía en ella, yo sabia cuál era la línea final, ella se la decía a él. Así que cuando una tragedia como esta sucede tienes que hacer una pausa y descifrar qué es lo que quieres hacer, así que eso es lo que estamos haciendo”, explicó Ryan Murphy, creador  de la serie, el pasado mes de octubre.



Ahora, en un homenaje creado para el especial de fin de año de la revista Entertainment Weekly, Murphy al fin reveló cuál era el final original de la serie antes del inesperado fallecimiento de Cory, reportó E! Online.

“Rachel se convertiría en una gran estrella de Broadway, el papel para el que se preparó toda la vida”
, escribió Murphy. “Finn iba a tener que convertirse en maestro, establecido felizmente en Ohio, en paz con su decisión y sin sentirse como un perdedor sin futuro”.

En cuanto a la escena final de la serie, el creador reveló que sería de la siguiente manera: “Rachel regresa a Ohio, realizada, pero no del todo, y entra al Club Glee de Finn”. “¿Qué haces aquí?, preguntaría él. ‘Estoy en casa’, contestaría ella. Se desvanece la escena. Fin”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.