'Gravity' y Jonás le devuelven la pasión por el cine a Alfonso Cuarón

Por hola.com

Su historia con el cine se remonta a poco antes de su nacimiento. Hijo de uno de los cineastas más destacados que ha dado México en los últimos años, Jonás Cuarón  no podía sino seguir los pasos de su gran mentor, su padre y ahora compañero de trabajo en la cinta “Gravity”, Alfonso Cuarón.

Tras presentar con éxito esta cinta en el Festival de Cine en Cannes y, luego de su estreno en Los Ángeles, padre e hijo regresan a la tierra que los vio nacer para presentar éste, su primer proyecto en conjunto, que además de conectarlos como profesionales vino a afianzar los lazos entre ellos. 



El éxito está ahí, “Gravity” ha causado sensación en cada sitio donde se ha exhibido, incluso el director James Camerón (Avatar) la catalogó como “la mejor cinta sobre el espacio”. ¿Cuál es la fórmula del éxito? A decir de Alfonso Cuarón, el secreto está en la pasión con la que se filmó, reconociendo que la participación de Jonás le imprimió un toque de magia que se refleja en la pantalla. 

“Jonás inyectó a la película una energía que yo ya había perdido. Me había alejado de un cierto gozo de la experiencia fílmica y del entretenimiento (…) Yo ya estaba así de ‘Se me acepta por un lado, se me reconoce por otro y ahora que se frieguen y que sufran conmigo y mis películas”, relató Alfonso Cuarón, director de cintas como “Y tu mamá también”, “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” y “Children of Men”. 

Así, gracias a las ganas del hijo y la experiencia del padre es posible “Gravity”, una cita que llegará  a las salas mexicanas este viernes 19 de octubre. Los espectadores serán llevados en un viaje de 90 minutos por el espacio donde se sentirán identificados, no por la situación de los astronautas, sino porque a decir de Jonás, la cinta (protagonizada por Sandra Bullock y George Clooney)  es una metáfora de las adversidades y desesperanzas con las que día a día se enfrentan los seres humanos. 

“Gravedad es una metáfora de las adversidades que todos enfrentamos día a día. No solamente lo que enfrentan los astronautas. Y queríamos contarla de tal forma que fuera una experiencia profunda”, explicó Jonás, quien no imaginó al escribir esta historia la buena aceptación que tendría. 

Para lograr recrear la atmosfera del espacio, los cineastas se enfrentaron a miles de problemas técnicos. Para resolverlos tuvieron que dejar en casa las jerarquías y, ya como iguales trabajar  pensando sólo en el proyecto. 

“Creo que funcionó la combinación de sus años de experiencia con la esencia de mi generación, esa del déficit de atención”, relata Jonas. 

En pocas palabras, “Gravity” ha sido un proyecto enriquecedor para todas sus partes. Difícil de realizar, pero no imposible y los resultados está ahí, en esta cinta a la que Alfonso Cuarón le guardará mucho cariño, pues significa un reencuentro con su pasión, el cine: “Mi hijo me trajo de regreso esa generosidad del cine”.