'Fue un día muy feliz': Ludwika Paleta

by hola.com

Después de su gran boda con Emiliano Salinas este sábado 20 de abril en Mérida, Yucatán, Ludwika Paleta se marcha de viaje a disfrutar de su amor y de sus primeros días como 'Señora de Salinas'.

Antes de partir, la guapa actriz agradeció la presencia de sus amigos en su enlace matrimonial a través de su cuenta de Twitter: 'Gracias a los que nos acompañaron en nuestra boda, fue un día muy feliz. Nos encantó compartir con tantos amigos queridos. Ahora... (icono de avión)'.



La de Ludwika y Emiliano ha sido considerada la 'boda del año'. Sólo por el número de invitados (más de 700) y el exclusivo lugar en donde se llevó a cabo (la ex Hacienda Tekik del Regil), el calificativo le queda perfecto.

Pero lo cierto es que al enlace de la pareja acudieron diversas personalidades del medio del espectáculo y sobre todo de la política, pues el padre del novio, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, tiene muchas amistades en ese medio. Entre los asistentes a la celebración pudimos ver a Adamari López, Luis Gerardo Méndez, Dalilah Polanco y Alejandra Barros.




La fiesta

La de Emiliano y Ludwika fue una celebración romántica y muy especial. Al término de la ceremonia intercambiaron votos y hubieron fuegos artificiales, con la canción de 'Viva la Vida', de Coldplay. El diario Milenio reportó que la cena estuvo a cargo de la empresa Les Croissants que sirvió un menú mexicano que incluyó pescado a la talla, chilito ancho relleno de frijol, croquetas de plátano macho, tarta de chocolate de molienda con helado de menta, y timbal de coco y mango. Se sirvió vino blanco y tinto del Valle de Guadalupe, Baja California, y vodka polaco. Después de la cena, una dulcería local montó una original mesa de postres y dulces mexicanos, que incluía barras de amaranto, nueces, almendras y arándanos.

La decoración del jardín fue sobria y sencilla, con plantas y flores típicas del sureste, proporcionadas por florerías locales. La coordinación y decoración de la boda fue responsabilidad de Paola Perdomo, amiga de Ludwika y Emiliano. La música de la fiesta la puso un DJ y la selección de las canciones la hicieron personalmente los novios. Los integrantes de Simply Human, un reconocido grupo A Capela, que canta principalmente en Nueva York, cantó cuatro canciones, al término de la cena, como un regalo sorpresa a los novios (a quienes conocen desde hace varios años). Al finalizar, los novios fueron los primeros en bailar, con la canción 'All I Want is You' de U2. Después, Ludwika bailó con su hijo, Nicolás (producto de su primer matrimonio), 'The Sweetest Thing' de U2 también.