Alejandro Fernández

Así como Pedro Infante, Jorge Negrete, Javier Solís y Vicente Fernández, su padre, “El Portillo” ha sabido lucir, como pocos, el tradicional traje de charro. Y es que tiene el porte necesario para, al vestirlo, proyectar la identidad y tradición del pueblo mexicano, un pueblo noble y apasionado que canta con el corazón sus alegrías y sus penas.

¿Quieres tener en tu web las últimas noticias, fotos y vídeos de Alejandro Fernández? Entra aquí y te explicamos cómo hacerlo

4 Abril 1971

Ciudad de México


Página oficial: http://www.alejandrofernandez.com/
Horóscopo : Aries

Charro por herencia, el hijo del famoso intérprete de música ranchera, Vicente Fernández, nació el 24 de abril de 1971 en la Ciudad de México. A los cinco años de edad, subió al escenario con su padre durante un homenaje que recibió en San Antonio (Texas). A pesar de haber ensayado con tiempo y conocer su parte a la perfección, era tan solo un niño y al ver la gran cantidad gente en la audiencia, los nervios lo traicionaron y no le fue posible demostrar su talento bajo esas circunstancias. Pasaron muchos años antes de que Alejandro volviera a cantar en público, de hecho, el guapo charro, en un principio, eligió otro camino profesional y decidió estudiar arquitectura.

Mientras Alejandro estudiaba la Licenciatura en Arquitectura, su padre, que estaba muy conciente de su talento, le propuso grabar un dueto con él. Alex aceptó y el tema Amor de los dos fue todo un éxito. El joven cantante llamó tanto la atención por su voz y carisma que, muy pronto, recibió otra propuesta, pero esta vez para grabar en solitario. En 1992 lanzó su primer disco, una aproximación más fresca de la música tradicional mexicana, con el que logró cautivar a conocedores del género tradicional mexicano y llegar, con gran éxito, a oídos de un público más joven que parecía haber dejado ya de lado “las rancheras”. Tal fue la aceptación de esta nueva propuesta musical que las ventas se dispararon superando los niveles habituales de ventas dentro de este género musical.  Al intérprete le quedo clara su verdadera vocación y dejó de lado la arquitectura para dedicarse de tiempo completo a la música.

“El Potrillo” continuó teniendo éxito y en el 2009 se arriesgó con un ambicioso proyecto que define a la perfección las dos facetas de su carrera profesional y lanzó dos discos, de distintos géneros, al mismo tiempo. Dos Mundos: Tradición, un disco más cercano a Pedro Infante que a Javier Solis, y Dos Mundos: Evolución, una fusión de música pop y mexicana. Logró tal éxito y aceptación que fue el proyecto latino más vendido del año. Poco después, grabó Dos Mundos Revolución, un disco en el que reúne, en versión acústica, los éxitos de sus Dos Mundos, dos temas inéditos y una interpretación en vivo de Vamos a darnos tiempo del gran José José.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.