nu_skin_microcorriente

La microcorriente de pulso variable es el nuevo paso en tu rutina de belleza

Lo último de la innovación tecnológica que sólo tienes que usar dos minutos al día

por hola.com

¿Piel con aspecto opaco y cansado? Muchas veces el estrés, la contaminación y nuestros hábitos de vida y alimenticios juegan en nuestra contra cuando queremos lucir una piel radiante y llena de vida. Afortunadamente ahora la tecnología se ha trasladado de los Spas a nuestros hogares para permitirnos rutinas más completas que nos brindan mayores beneficios para la piel sin salir de casa.

En esta ocasión hablaremos de las microcorrientes, una tecnología que actualmente se utiliza como parte de las rutinas de belleza. Hace mucho tiempo se descubrió que cuando se aplican pequeños toques eléctricos -o corrientes- a la piel, los músculos se contraen y estos aportan varios beneficios estéticos. Pronto, este descubrimiento pasó del laboratorio a los spas, para ayudarnos a mejorar el aspecto de nuestra piel. Dentro de estas corrientes, la alterna (o de pulso variable) es muy común en la industria de la belleza ya que afecta de manera positiva la apariencia de líneas finas de expresión, cierra los poros y le da mayor uniformidad al tono de la piel.

Aunque antes se requería trasladarse a centros cosméticos para su aplicación, hoy puedes hacerlo desde casa. La innovación ha hecho posible que hoy podamos tener en nuestras manos dispositivos cómodos y ligeros con este tipo de tecnología. Entre ellos, posiblemente el más famoso y popular, en parte gracias a las recomendaciones de boca en boca y a los resultados que brinda, es el ageLOC Boost de Nu Skin. Este nuevo dispositivo, que cuenta con tecnología de microcorriente de pulso variable, en conjunto con ageLOC Boost Activating Serum, te ofrece resultados similares a los de un spa en casa al atenuar los signos de envejecimiento prematuro, darle mayor volumen a la piel, mejorar su tono e hidratarla.

¿Cómo agregarlo a tu rutina de belleza?

¡Es muy fácil! Puedes añadirlo de manera diaria a tu rutina y lo mejor de todo es que no te quitará más de cinco minutos. Aunque esta tecnología la puedes utilizar en cualquier momento, lo ideal es integrarla a tu régimen matutino. Después de limpiar tu cara con tu limpiador favorito, o aún mejor con el LumiSpa, el paso que sigue es la aplicación del toner. Una vez hecho eso, tu piel queda preparada para recibir el tratamiento de ageLOC Boost y el ageLOC Activating Serum que dejarán tu piel como nunca (si quieres ver un tutorial sobre cómo usarlo haz clic aquí). Ya que lo has integrado, ahora puedes añadir tu suero diario, el humectante y, muy importante y como último paso, usar protector solar.

De esta forma, logra un cutis más radiante y juvenil todos los días. Verás que algunos de sus beneficios son instantáneos, mientras que otros se harán más notables con el uso constante. Aprovéchalos para esa importante videollamada de trabajo o una selfie para compartir en tus redes sociales.

¿La diferencia entre el ageLOC Boost y otra tecnología galvánica?

El ageLOC Boost puede usarse todos los días y se adapta a cualquier rutina de cuidado de la piel. La tecnología galvánica debe utilizarse únicamente dos o tres veces por semana. La principal diferencia es el tipo de corriente. La del ageLOC Boost es exclusiva para optimizar la piel para ayudar a un cutis con mejor apariencia, con más luminosidad y tono uniforme, mientras que las corrientes galvánicas suministran productos con carga que se enfocan en ayudar a reducir los signos del envejecimiento. Si este es tu caso y tu necesidad, te recomendamos añadir a tu rutina el ageLOC Galvanic Spa y cerrar el círculo virtuoso de cuidado para tu piel. Ahora sí, ¿estás lista para lucir una piel digna de Hollywood?

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie.